registro de potenciales evocados –

0

Un método para estudiar la actividad eléctrica de las vías nerviosas de la audición, la visión y la sensibilidad corporal o las habilidades motoras.

Indicaciones

El registro de potenciales evocados se utiliza cuando queremos saber si una función sensorial está afectada (evaluación de una hipoacusia, por ejemplo) o cuando otras técnicas de exploración no son lo suficientemente eficaces: caso de anomalías en su aparición, todavía muy débiles y por tanto difícil de detectar (especialmente en el caso de esclerosis múltiple); casos de pacientes que no pueden cooperar (niño pequeño, persona en coma). También se utiliza durante la cirugía del sistema nervioso para ayudar a localizar una anomalía y diagnosticar determinadas afecciones, como un neuroma acústico (tumor del nervio auditivo). Finalmente, este método se utiliza para especificar si un síntoma es inorgánico, no basado en ninguna lesión anatómica; los potenciales son entonces normales.

Principio y procedimiento

El órgano sensorial a estudiar es estimulado por una descarga eléctrica transcutánea de corta duración para el estudio de la sensibilidad somestésica (de origen corporal), por un destello de luz (para la sensibilidad retiniana) o por un sonido (para la sensibilidad auditiva). ). Esta estimulación provoca un impulso nervioso, el potencial evocado, que sale del órgano analizado, se transmite a las fibras nerviosas y llega a los centros nerviosos. Esta actividad eléctrica se registra mediante electrodos colocados, antes del inicio del examen, en diferentes puntos del cuerpo, según el órgano examinado, y conectados a un dispositivo que lo transcribe en forma de curvas. Deducimos la existencia de una anomalía analizando estas curvas.

El examen en sí no requiere hospitalización, pero a menudo se realiza en personas hospitalizadas por sus indicaciones.

Registro de potenciales evocados auditivos implica someter al paciente a un estímulo sonoro llamado clic. Los electrodos se colocan en las orejas y el cuero cabelludo. Una variación, la electrococleografía, implica la inserción de un electrodo delgado en forma de aguja en el oído a través del tímpano. De este modo se registra la actividad de la cóclea, el nervio auditivo y el tronco encefálico.

Registro de potenciales evocados visuales consiste en estimular los ojos mediante un destello luminoso o mediante una pantalla luminosa en blanco y negro que dibuja un tablero de ajedrez, que se coloca en una cabina y que constituye la única fuente de luz perceptible por el paciente. Los electrodos se colocan en el cuero cabelludo, en el área del occipucio, y registran la actividad del cerebro.

Registro de potenciales evocados estéticos Consiste en emitir descargas eléctricas breves e indoloras utilizando dos tipos de electrodos – planos y colocados sobre la piel o en forma de aguja e introducidos bajo la piel – colocados a lo largo del nervio estudiado. Los electrodos se colocan en las extremidades del sujeto.

Choose your Reaction!
Leave a Comment

Your email address will not be published.