República de la Espada (1889-1894) – Historia de Brasil

|Estás en: Home » Definición » República de la Espada (1889-1894) – Historia de Brasil

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

La República brasileña proclamada en noviembre de 1889 nació de un golpe militar realizado de forma pacífica por la no resistencia del emperador D. Pedro II, que salió sin mayores problemas y se exilió en Europa.

Marechal Deodoro da Fonseca es quien ostenta la presidencia de la República en un gobierno provisional. Deodoro era monárquico declarado, amigo de D. Pedro II, pero como creía que habría represalias del Imperio contra el movimiento insurgente del ejército contra el Vizcondado de Ouro Preto, decidió apoyar la causa. Al ser llamado ante las tropas insurgentes, el Marechal Deodoro no dejó de declarar su apoyo al Emperador y gritó “¡Viva Su Majestad el Emperador!”, momento que será recordado más adelante como el momento de la Proclamación de la República.

Proclamación de la República, pintura de Benedito Calixto, 1893.

El primer momento de la República Brasileña está marcado por el autoritarismo militar, ya que ellos son los responsables de mantener el orden y garantizar la estabilidad del nuevo sistema que imaginan para Brasil. Por el principio liberal, había posibilidades de que a partir de ese momento se estableciera en Brasil un nuevo pacto social, con amplia participación de las capas populares, pero eso no sucede.

Lo que sucede es la conservación e incluso el aumento de la exclusión social a través de acciones influenciadas por el pensamiento positivista donde los militares creían que con el autoritarismo podían mantener el orden y llevar a Brasil al progreso, ideales del Positivismo.

Tres términos marcan la República de la espada: el primero, el Gobierno Provisional de Deodoro da Fonseca, que hizo la transición y salió garantizando la primera elección indirectamente, a pesar de la disposición de la Constitución de 1891 que preveía elecciones directas. Elegido sin participación popular por el Congreso Nacional, Deodoro da Fonseca asume entonces con el diputado Mariscal Floriano Peixoto.

Deodoro, sin embargo, pretende mantener el control de la República y cierra el Congreso, a fin de garantizar sus poderes frente a la “Ley de Responsabilidad”, previamente aprobada por el Congreso debido a la crisis económica. Comienza entonces un gobierno dictatorial que se ve precipitado por la amenaza de bombardeo de la ciudad de Río de Janeiro por parte de los líderes de la Armada Revuelta (conflicto fomentado por la Armada de Brasil).

Frente a la Armada Revuelta Deodoro renuncia a favor de los suyos, Floriano Peixoto, quien mantiene un régimen de línea dura contra los opositores. Realizó una verdadera campaña de combate a los rebeldes de la Sublevación de la Segunda Armada, así como a los insurgentes federalistas en Rio Grande do Sul, recibiendo por estas acciones el sobrenombre de «Mariscal de Hierro».

Foto de Floriano Peixoto.

Floriano Peixoto, segundo presidente de Brasil (1891).

Sin embargo, la República de la Espada llegó a su fin tras realizar una necesaria transición a los intereses de las élites, pacificando y garantizando el orden para que quienes se hicieran cargo, no sólo como élite económica, sino también como líderes políticos en el escenario republicano. Los militares dejan la política todavía con el sentimiento de guardianes de la República (serán llamados al oficio de garantes de la Orden varias veces en el curso de la historia republicana brasileña). Pero seguiría el sistema Liberal propuesto en teoría por las élites victoriosas, ya partir de 1894 la República dejaría de ser un aparato ideológico para convertirse en un instrumento de poder en manos de las Oligarquías.

Bibliografía:

FAUSTO, Boris. Historia de Brasil. São Paulo: Editorial de la Universidad de São Paulo. 1995.

LINHARES, María Yedda (ORG.). Historia General de Brasil. Río de Janeiro: Elsevier, 2000.

ARAUJO, Bernardo Goytacazes. Inestabilidad Política en la Primera República Brasileña. Juiz de Fora: Ibérico. 2009

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

3 − uno =