República Romana – Historia

|Estás en: Home » Definición » República Romana – Historia

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

La palabra República proviene del latín y significa público, cosa pública o cosa del pueblo, es decir, lo que es de todos. Al menos, fue en este sentido que los romanos entendieron cómo compartir sus bienes públicos, pero durante mucho tiempo una clase social que se benefició de la cosa pública, los patricios. LA Republica Romanaque existió entre el 509 a. C. y el 27 a. C. está marcado por el dominio del Senado (senex, del latín anciano), pertenecientes en su mayoría a la clase patricia y tendrán como hechos principales la creación de la constitución republicana, las conquistas de los plebeyos y la expansión territorial, marcada por las guerras y la profesionalización del ejército.

Senado romano y organización estatal

El Senado romano estaba compuesto por un consejo de ancianos, que era conocido entre los romanos por el acrónimo SPQR (Senatus Populusque Romanus -es decir, incluyendo el nombre oficial del Estado romano) y tenía como función principal hacer las leyes y elegir los cargos públicos. Era también el Senado el que elegía a los dos cónsules, los magistrados principales, como se conocía a los que ejercían cargos públicos, ejercían la justicia general y controlaban el ejército. Estos cargos tenían una vigencia de un año por lo que siempre se renovaba el poder, y las decisiones siempre las tomaban dos personas. Esta práctica está ligada a la idea de cómo los romanos pretendían evitar la corrupción. Había otros magistrados que orquestaban los asuntos públicos de los romanos: los pretores eran los encargados de hacer justicia; los cuestores se ocupaban de las finanzas del estado; los ediles se ocupaban de los edificios públicos, el alcantarillado, el tránsito de personas y el abastecimiento de agua; los censores eran los encargados de contar la población para mejorar la gestión pública, de controlar los contratos y también de revisar las listas de senadores; el pontífice máximo era el líder de todos los sacerdotes, era una forma de que el estado interfiriera directamente en la religión.

El acrónimo SPQR (Senatus Populesque Romano – Senado y Pueblo de Roma) era el nombre oficial de la República Romana. Foto: Fabiano’s_Photo / Shutterstock.com

Sociedad

La sociedad romana de la época republicana se dividía entre patricios, aristócratas y cabezas de familia, clientes (aquellos que eran protegidos o servidos por los patricios), plebeyos (aquellos que trabajaban y realizaban otros servicios como la artesanía y el comercio) y los esclavizados, que pertenecían al Estado oa particulares, podían tener su origen ligado a que fueran botín de guerra o en el caso de que un plebeyo hubiera contraído deudas públicas, debiendo pagarlas con trabajo esclavo.

Al comienzo de la República, los patricios gobernaban sólo por su bien común, dejando fuera del proceso a las demás clases, que no tenían derechos políticos. Fue solo después de muchos levantamientos populares que los plebeyos ganaron alguna participación en la política de la República Romana. Las leyes, que hasta entonces eran sólo orales, podían ser eludidas, ya que su interpretación podía adaptarse según quien las pronunciara. En el año 450 aC finalmente se redactaron dando origen a las “Leyes de las Doce Tablas”. Más tarde, estos textos sirvieron como base para el derecho romano que hoy influye en muchas constituciones de todo el mundo, incluida la brasileña. Los pretores, antes de que se escribieran las leyes, ejecutaban las leyes y tendían a interpretarlas a su manera, de la manera más conveniente para los patricios, la clase a la que pertenecían.

De esta manera, los plebeyos llegaron a conocer realmente sus derechos, ya que ahora podían consultar las leyes y así podían entrar en el juego político romano. Este hecho hizo que una pequeña porción de la población plebeya lograra tener prosperidad en sus negocios. Cabe mencionar que en el siglo III a.C. los patricios sobrevivían principalmente de grandes latifundios, empleaban clientes, y practicaban en ellos la agricultura y la ganadería. Los plebeyos ricos, en cambio, podían competir lealmente con los patricios cuando las leyes eran más justas, pues había menos trampas.

expansión territorial

Durante la República, la expansión territorial se produjo a través de conflictos armados, por lo que los romanos dominaron la mayor parte de los pueblos vecinos en los primeros cuatro siglos de este periodo. Los pueblos que estaban sometidos a los romanos tenían dos caminos a seguir: los que se anexionaban a las costumbres romanas se aliaban y, de este modo, pagaban pequeños tributos, se les concedían los derechos totales o parciales de ciudadanía romana; aquellos que fueron subyugados y no aceptaron la derrota fueron esclavizados por el estado y, a menudo, vendidos como tales a terceros, o tuvieron que pagar grandes tributos para permanecer en sus tierras. Estos impuestos enriquecieron al estado romano. Las expansiones del territorio solo se dieron gracias a una gran institución importante para los romanos desde la Monarquía: el ejército.

El ejército romano estaba formado por todos los ciudadanos, y durante mucho tiempo se le conoció como el “ejército campesino”. Dividida en dos partes, la caballería, que estaba destinada a los más altos rangos de los patricios, y la infantería, que estaba destinada a los plebeyos. El ejército romano sólo realizaba sus incursiones durante el verano, y en otras estaciones sus miembros volvían a cuidar y cultivar sus tierras. Esto fue hasta las reformas del general Marius en el 111 a. C., quien profesionalizó a los soldados de forma voluntaria, dándoles un salario. Con el aumento de las guerras durante el período republicano, se hizo cada vez más difícil apartar a los campesinos de las labores agrícolas, ya que producían alimentos tanto en sus propias propiedades como en las de los patricios. La base del ejército era la infantería y gracias a la gran cantidad de estos soldados los romanos lograron dominar la Península Itálica. Los infantes iban armados con escudos y lanzas y eran considerados uno de los mejores soldados de la antigüedad. La división del ejército también se componía de legiones, unidades que contenían aproximadamente tres mil soldados, hombres de asalto que tenían mil doscientos hombres y trescientos caballeros, todos estos estaban al mando de cónsules y pretores, que se llamaban generales.

Durante la República se dominaron los siguientes territorios: entre los siglos IV y III aC, toda la península itálica se convirtió en un referente en el comercio; entre los siglos III y II a.C., tras librar tres guerras contra Cartago, las guerras púnicas, además de la conquista territorial del norte de África, los romanos conquistaron todo el mar Mediterráneo (lo llamaban “mare nostrum” del latín “Nuestro mar”), y con él todo el comercio de la región incluyendo los territorios de Sicilia, la península ibérica y los territorios griegos; En el siglo I aC se conquistaron los territorios de la Galia, Egipto y Asia Menor. Fue en este momento de expansión que se construyeron los famosos caminos «que llevan a Roma», a través de la fuerza bruta de varios esclavizados.

Decadencia de la República y comienzo del Imperio

Las guerras dieron muchos beneficios a los romanos, principalmente por el trabajo conquistado como botín de guerra, los esclavos, que pasaron a formar parte cada vez más del latifundio de los patricios, debilitando la competencia plebeya que acababa de conquistar. Los plebeyos, que terminaron perdiendo sus tierras, pues tuvieron que venderlas a módicos precios a los aristócratas, se dirigieron a los grandes centros urbanos en busca de trabajo y nuevas oportunidades. Este éxodo rural marca también el período republicano, ya que la expansión de las grandes ciudades dará lugar a varias revueltas populares, tanto de plebeyos como de esclavizados. Entre las revueltas de esclavos más conocidas se encuentra la liderada por Espartaco en el 73 a. C., que reunió a más de cuarenta mil antiguos esclavos. Estas revueltas eran combatidas por el ejército romano que cada vez se hacía más poderoso, incluso con cada batalla ganada, los generales comenzaban a ser vitoreados por el pueblo.

Además de ser respetados por el pueblo, los generales tenían gran estima por sus soldados, que desde las reformas de Mario en el 111 a.C. eran profesionales. Dependía de los generales dar a los soldados que se retiraban un terreno, y esto aumentó la lealtad de los soldados hacia los generales. Muchos generales comenzaron a luchar entre sí por el poder. Estas luchas se convirtieron en varias guerras civiles en toda Roma a lo largo del siglo I. En el año 49 aC Cayo Julio César, un general de la aristocracia romana, que había ganado mucho prestigio al conquistar la Galia, es impedido por el Senado de comandar sus tropas. No satisfecho con la decisión tomada por el Senado, Julio César se impone y toma la ciudad de Roma en el mismo año. Este hecho comprometió directamente el destino de la República romana, iniciándose el período de transición al Imperio, el período de los generales. En el año 49 aC Julio César se proclamó dictador perpetuo, es decir, pretendía gobernar Roma hasta el final de su existencia. Terminó siendo asesinado en el 44 a. C., a instancias de los senadores romanos, que creían que aún podían salvar la República.

Estatua de Julio César. Foto: Massan / Shutterstock.com

La muerte de Julio César generó más crisis internas en la República que ya estaba dando sus últimos suspiros. En el 31 a.C., Octavio, sobrino y heredero de César, toma el mando y es nombrado único general, incluso este acto fue aprobado por el Senado, que lo nombró “principal”, y por ello Octavio fue reconocido como Príncipe. En el año 27 a.C., Octavio recibe el título de Augusto (del latín “el venerable”), iniciándose el período del Imperio Romano, que era gobernado por generales.

Referencias:

BRANDÃO, José Luís (coord.); DE OLIVEIRA, Francisco (coord.) – Historia de la Antigua Roma tomo I: desde los orígenes hasta la muerte de César. Impreso por la Universidad de Coimbra. 2015.

GIORDANI, Mario Curtis. Historia de Roma: Antigüedad Clásica II. Petrópolis, Ed. Voces, 2001

La historia de la república romana, durante más de dos siglos después de su fundación, consistió casi exclusivamente en guerras. Entre los cambios que siguieron a la destrucción de la Monarquía, cabe mencionar con razón:

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

diecinueve − 17 =