respuesta inmune –

, |Estás en: Blog Anatomía respuesta inmune –

Ver en PDFimage_printImprimir

Conjunto de mecanismos que permiten a un organismo defenderse de una sustancia extraña (antígeno) que amenaza su integridad.

Diferentes tipos de células inmunocompetentes.

La respuesta inmune involucra a varios tipos de células, llamadas inmunocompetentes, pertenecientes a la familia de los leucocitos. Intervienen en caso de fallo de las primeras líneas de defensa del organismo (inmunidad inespecífica), constituidas por células fagocíticas (células polinucleares y macrófagos), encargadas de absorber y destruir microorganismos, y por moléculas (sistema del complemento) cuyas diferentes Los componentes facilitan la captación de estos microorganismos por las células fagocíticas.

Linfocitos B, derivados de la médula ósea, su misión principal es producir anticuerpos, o inmunoglobulinas, en cantidades muy grandes después de ser transformados en células plasmáticas bajo la influencia de citocinas (moléculas solubles que permiten que las células se comuniquen entre sí). Tienen elementos de reconocimiento de antígenos (receptores de antígenos) en su superficie en forma de inmunoglobulinas ancladas en la membrana celular. El linfocito B, capaz de reconocer un antígeno gracias a sus inmunoglobulinas de membrana, secreta entonces anticuerpos que tienen las mismas propiedades de unión al antígeno y por tanto de neutralizarlo o de facilitar su eliminación. Algunos de ellos retienen esta propiedad durante meses o incluso años después de su encuentro con el antígeno: por eso se les llama linfocitos de “memoria”.

Linfocitos T También se originan en la médula ósea, pero su maduración tiene lugar en el timo. Representan la mayoría de los linfocitos en la sangre (80%). Hay varias subpoblaciones de linfocitos T: linfocitos T auxiliares (T CD4 o T4) aseguran la coordinación entre las diferentes células que juegan un papel en la respuesta inmune; linfocitos T citotóxicos (T CD8) tienen la función de destruir selectivamente las células infectadas. Al igual que los linfocitos B, los linfocitos T tienen estructuras de reconocimiento, o receptores, mediante los cuales cada uno de ellos reconoce un antígeno único. También existen los denominados linfocitos T supresores cuya función es controlar la respuesta inmunitaria. Durante mucho tiempo se pensó que era parte de los linfocitos T CD8, pero resultó que la población de linfocitos T CD4 incluía una familia de linfocitos T CD4 llamados linfocitos T reguladores, pero que son células T supresoras.

En la medida en que toda la información necesaria para el correcto desarrollo de una respuesta inmune depende de los linfocitos T auxiliares, su destrucción selectiva en la infección por VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) conduce inevitablemente a una inmunodeficiencia característica del sistema inmunológico. SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) ).

Macrófagos son células fagocíticas, capaces como las células polinucleares de absorber y destruir antígenos, pero que también tienen una función esencial: la de informar a los linfocitos T de la presencia de una sustancia extraña cuya eliminación requiere la implementación de una respuesta inmune específica y adaptada. Actúan como células que presentan antígenos a otras partes del sistema inmunológico.

Curso de la respuesta inmune

Una sustancia extraña desencadena una reacción inmune cuando una célula, la mayoría de las veces un macrófago, la presenta a los linfocitos T, que fagocita, digiere y selecciona fragmentos de ella (péptidos antigénicos), que expone en su membrana, junto con la «presentación». moléculas, las moléculas de HLA del sistema de histocompatibilidad. Cada linfocito T reconoce solo un antígeno: aquí se dice que la respuesta es específica. Esto lleva más tiempo para configurar que la respuesta no específica, pero es más eficaz. Los linfocitos T auxiliares, que reconocen el antígeno que se les presenta, se activan y secretan citocinas, que se comportan como factores de crecimiento, provocando la multiplicación de linfocitos T y B específicos del antígeno, y como factores de diferenciación, permitiendo la producción de anticuerpos. (respuesta inmune humoral) o la activación de células (respuesta inmune celular). Algunas de ellas constituyen una población de las llamadas células de «memoria», soporte de la protección adquirida frente a la agresión posterior del mismo antígeno.

La respuesta inmune humoral, que se basa en los linfocitos B, se dirige contra antígenos libres, toxinas o microorganismos. Esta respuesta es promovida por linfocitos T-helper, o T-helper, tipo 2. Da como resultado la producción de grandes cantidades de inmunoglobulinas, que se difunden en la sangre (IgM), tejidos (IgG) y en las membranas mucosas (IgA) y cuya síntesis y naturaleza dependen de determinadas citocinas, en particular las interleucinas IL4, IL5 e IL10, secretadas por los linfocitos T auxiliares (hoy se conocen 35 interleucinas). Estas inmunoglobulinas son capaces de neutralizar toxinas, prevenir la infección con nuevos virus y facilitar la captura de todos los agentes infecciosos por parte de las células fagocíticas, que los destruirán.

La respuesta inmune celular se trata de linfocitos T citotóxicos, que han adquirido la capacidad de destruir células del organismo que se consideran extrañas cuando albergan agentes infecciosos (virus), o macrófagos, cuya capacidad de eliminación de microorganismos se amplifica. Esta respuesta es promovida por linfocitos T-helper, o T-helper, tipo 1. Estos dos tipos de células son sensibles a citocinas, como la interleucina IL2 y el interferón gamma (IFN), que son sintetizados por linfocitos. T-auxiliares y que lo harán les permiten adquirir estas propiedades, llamadas propiedades efectoras.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

Gana dinero como profesor particular, tutor o busca ayuda como alumno:

Definicionesyconceptos.com no sólo es uno de los mayores blogs para alumnos de habla hispana! También es una red social que une a tutores con alumnos! Abre ahora tu perfil!: :-)