Revolución Constitucionalista de 1932 – Historia de Brasil

|Estás en: Home » Definición » Revolución Constitucionalista de 1932 – Historia de Brasil

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Durante la Primera República (1889-1930), São Paulo fue el estado más destacado política y económicamente del país. El principal producto de ese Estado, el café, fue subsidiado con recursos federales y préstamos internacionales. De esta forma, el Sindicato asumía muchos gastos en beneficio de los cafetaleros que se concentraban en ese Estado. Esto cambió con la instauración del gobierno de Getúlio Vargas.

Los préstamos internacionales para la producción de café se hicieron inviables por la deuda acumulada por la Unión con este subsidio, y se empezó a incentivar la producción de otros insumos. Con el surgimiento del movimiento de 1930 y el gobierno de Getúlio Vargas, la oligarquía paulista perdió protagonismo político y redujo su ventaja económica sobre las demás oligarquías.

De esta forma, grupos políticos vinculados a los cafetaleros y empresarios paulistas iniciaron movilizaciones por la constitucionalización del país, en 1932. revolución constitucionalista de 1932 pues este proceso está mal, principalmente porque fue impulsado por sectores conservadores que pretendían restaurar el poder. Es más pertinente nombrar este proceso Movimiento Constitucionalista de 1932.

El detonante de la alianza política en São Paulo por la constitucionalización ocurrió por la ruptura del Partido Demócrata con el gobierno de Vargas. El Partido Demócrata formó la Alianza Liberal, una coalición de fuerzas para la elección de Getúlio Vargas como Presidente de la República. Debido a esta alianza, el Partido Demócrata contó con el nombramiento del presidente del partido, Francisco Morato, como interventor de São Paulo. Sin embargo, Getúlio Vargas nombró al “teniente” João Alberto Lins de Barros para intervenir en ese estado. Y el Partido Demócrata rompió con la interventora paulista, en 1931, y con la base aliada del gobierno Vargas, en 1932.

Al desvincularse del gobierno de Vargas, el Partido Demócrata se alió con el Partido Republicano Paulista, formando el Frente Único Paulista (FUP). Este frente exigió la restitución de la autonomía política de São Paulo, el nombramiento de un interventor civil y paulista del Estado y la reconstitucionalización del país. Tan pronto como se fundó este frente, se preparó un levantamiento armado al mando del general Isidoro Dias Lopes, ex miembro del movimiento de tenientes.

Para frenar los intentos de la FUP, Getúlio Vargas nombró un interventor civil y paulista del Estado de São Paulo, el diplomático Pedro de Toledo, presentó el nuevo Código Electoral y programó las elecciones de diputados a la Asamblea Constituyente para 1933. Sin embargo, los conflictos en St. Paul no fueron apaciguados; y en un enfrentamiento entre fuerzas leales y manifestantes, murieron los estudiantes Miragaia, Martins, Dráusio y Camargo. El acrónimo formado por las iniciales de estos estudiantes – MMDC – se convirtió en la nomenclatura de un grupo secreto que pretendía derrocar a Getúlio Vargas.

El 9 de julio de 1932 estalló la guerra civil en el Estado de São Paulo. Los conflictos armados duraron algunos meses, pero hubo mucha movilización popular de los paulistas en el movimiento constitucionalista. Además de las inversiones realizadas por los industriales, otros paulistas también donaron montos para la Campaña Oro por el bien de São Paulo. A pesar de los esfuerzos militares, el estado de São Paulo no pudo agregar los estados de Minas Gerais y Rio Grande do Sul al acuerdo de negociación, que también exigía la constitucionalización del país. Así, São Paulo quedó aislado y perdió el conflicto armado. La rendición de los insurgentes se firmó el 1 de octubre de 1932. Los principales líderes del movimiento fueron exiliados a Portugal. Y el gobierno del estado estuvo a cargo del interventor militar, general Valdomiro Lima, hasta 1933.

A pesar de la derrota militar, la insurrección de São Paulo influyó en la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente en 1933. En 1934, se completó la Constitución. En esta nueva Constitución, se incluyó la representación de clase de los trabajadores, patrones, profesionales liberales y servidores públicos, en el Congreso Nacional. En la Asamblea Constituyente se llevaron a cabo elecciones de planillas, y la Chapa Única por São Paulo Unido -integrada por miembros de la FUP que no estaban en el exilio- resultó victoriosa.

São Paulo continuó siendo el estado económicamente más fuerte del país, y la mejora del café a través del almacenamiento y la quema del producto continuó siendo adoptada en la política nacional. En 1933, se nombró un interventor civil del Estado, Armando Sales de Oliveira. Este interventor fue elegido gobernador constitucional de São Paulo por la Asamblea Constituyente del Estado de 1935.

Referencias:

FAUSTO, Boris (org.). Brasil republicano: economía y cultura (1930-1964). volumen 3, vol.4. Río de Janeiro: Ed. Bertrand Brasil, 1995. (Col. Historia de la Civilización Brasileña).

MOREIRA, Regina da Luz. “Movimiento Constitucionalista de 1932” (Verbete). Disponible en: http://cpdoc.fgv.br/producao/dossies/FatosImagens/Revolucao1932.

“Frente Único Paulista” (Verbete). Disponible en: http://cpdoc.fgv.br/producao/dossies/AEraVargas1/anos30-37/RevConstitucionalista32/FrenteUnicaPaulista.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario