Simón Bolívar –

|Estás en: Blog Biografías Simón Bolívar –

Simon Bolivar

General y estadista sudamericano (Caracas 1783-Santa Marta, Colombia, 1830).

América desde Bolívar

Bolívar pertenece a una numerosa familia criolla cuyo fundador se instaló en América en 1588. Los criollos ostentan casi toda la riqueza y son los responsables del desarrollo de la región de Caracas muy marcado desde el último tercio del año. xviiimi s. Los españoles del Viejo Mundo difícilmente pueden ejercitar sus talentos y asegurar su existencia, excepto entregándose a la Administración. Muchos llegaron a fines de siglo, y los criollos muchas veces tienen la impresión de ser «invadidos» por esta gente del viejo país. Ambos mantienen relaciones difíciles, donde los complejos clásicos se desarrollan entre viejos colonos ricos y representantes de una prestigiosa metrópolis. Estos últimos, a menudo pobres, difícilmente pueden mantener su lugar en la sociedad criolla, donde su estado les permite, en cambio, tener un papel de árbitro entre intereses divergentes. Admirados y despreciados a la vez, los “peninsulares” aparecen también como agentes de desintegración de la sociedad establecida. Son temidos, porque es a través de ellos que una realeza ilustrada prevé reformas: un informe secreto, de Pedro P. de Aranda (1783) o Manuel Godoy (1794), propone la constitución de monarquías hermanas en América. Pero para la gestión de los nuevos Estados, en armonía con España, los criollos no están preparados de ninguna manera. Los acontecimientos en Europa, la alianza franco-española primero (1796), la interrupción de las relaciones marítimas controladas por Inglaterra, luego las guerras napoleónicas, le valieron a América Latina su independencia. La independencia de facto, por aislamiento, que antecede al de la ley, pero en condiciones como la genialidad de un Bolívar sólo puede atenuar los inconvenientes de un proceso que sin duda ha comenzado prematuramente.

Los años de formación

Simón Bolívar pierde a su padre a los tres años. Su madre también desaparece antes de que el niño cumpla diez años. Colocado bajo la tutela de un tío indiferente a su educación, el joven cede su cariño a su tutor, Simón Rodríguez, quien tendrá una inmensa influencia en él, y cuyas enseñanzas están íntimamente inspiradas en elEmile : largos paseos a caballo por las llanuras de llanos le dará al futuro Libertador un conocimiento profundo de su tierra natal y su naturaleza. Pero la educación de un hijo de familia debe pasar por Europa: saliendo de México en 1799, Simón escapa de las fragatas inglesas y llega a la costa del golfo de Vizcaya. Su padrino y tío, Esteban y Pedro Palacios, le da la bienvenida a Madrid, donde se enamora perdidamente de un vecino. Se casó con ella en 1802 y la llevó a Estados Unidos. La joven se dejó llevar por las fiebres en enero de 1803.

Bolívar regresó a Europa, comenzó a interesarse por los asuntos públicos y conoció en París, en 1804, a Alexandre de Humboldt, por quien los territorios españoles del nuevo continente esperaban todavía «al hombre destinado a liderar su emancipación». Luego es el reencuentro con Rodríguez y un viaje a pie, a la Rousseau, a Italia. Finalmente, en agosto de 1805, Bolívar prestó juramento en la Montaña Sagrada: “Lo juro ante ti, por el Dios de mis padres y el honor de mi patria, no tendré descanso, ni del cuerpo ni del alma, que no he roto las cadenas de España. Es Rodríguez, es cierto, quien relata el gran escenario, sin duda muy arreglado, cuarenta y seis años después.

Los inicios de Bolívar

De regreso a Venezuela en 1807, Bolívar no apareció en la vida pública hasta 1810, con la formación de la “junta” de Caracas (19 de abril), que marcó el inicio de la emancipación. Acepta que lo envíen a Londres para buscar el apoyo de los ingleses: este último será muy discreto, pero el joven embajador trae consigo a Francisco Miranda, el viejo conspirador de la independencia.

Se proclama la primera independencia el 5 de julio de 1811, y Bolívar comienza a mostrar su talento militar contra las tropas leales a España. Pero las dificultades no tardan: el pequeño pueblo del campo piensa que no tiene nada que ganar con una emancipación lanzada por las ciudades y la clase dominante de los criollos; permaneció en gran parte leal a España, sobre todo porque, señal preocupante, un terremoto salvó los centros realistas pero devastó Caracas y La Guaira, bastiones de los republicanos.

Un año después de la independencia, Bolívar tuvo que devolver la fortaleza que comandaba, Puerto Cabello (6 de julio de 1812), tras la traición de un oficial. Miranda, a su vez, se rinde ante San Mateo, y busca salir de Venezuela con un cofre de guerra. Bolívar ve esto como una especie de traición, ayuda a entregar al viejo aventurero a los españoles y obtiene de ellos, aparentemente a regañadientes, un pasaporte que le permite llegar a Cartagena, ciudad aún en poder de los «patriotas» de Nueva Granada.

Las primeras hazañas, exilio

La región que acoge a Bolívar le confía una pequeña tropa de setenta combatientes. Sus primeros éxitos, en el curso del río Magdalena, le permitieron obtener refuerzos y emprender, en mayo de 1813, la liberación del occidente de Venezuela. Llegado a Trujillo, lanza su terrible proclama, prometiendo la muerte a «cualquier español que no conspire de forma activa y eficaz contra la tiranía».

Gana dinero generando contenido

¿Te gustaría mejorar este artículo y ganar dinero y regalos?
Date de alta en la red social para alumnos y profesores que te paga por estudiar. .

Una serie de ataques dispersos, pero en realidad muy bien coordinados (esta es la «Campaña Admirable»), llevaron a Bolívar a Caracas (6 de agosto de 1813), donde estableció un gobierno cuasi dictatorial en un intento de enfrentar el contraataque. .ofensiva de los realistas. Estos últimos, de hecho, se apoyan en los llaneros del interior, los pastores, encabezados por un cacique cuyo atrevimiento sólo equivale a crueldad, José Tomás Boves (1783-1814). Victorioso contra los regulares españoles en Carabobo (28 de marzo de 1814), las tropas de Bolívar fueron aplastadas por los jinetes de Boves en La Puerta (junio de 1814). En septiembre, Bolívar aún tiene que salir de su país y llegar a Cartagena, después de haber tocado fondo de amargura (será acusado de haber querido apropiarse de fondos nacionales y encarcelado por unos días).

La llegada de Bolívar a Nueva Granada plantea dificultades: nombrado comandante en jefe de las fuerzas de este país, entra en conflicto con el gobernador de Cartagena y, para evitar una guerra civil, se exilia en Jamaica (9 de mayo de 1815). ), luego a Haití (enero de 1816), donde fue recibido por el presidente Pétion. Este último le proporcionó el material y los subsidios necesarios para una pequeña expedición que tenía como objetivo Ocumare (17 de julio de 1816), al oeste de Caracas. Fue un fracaso, repetido a principios de 1817 en Clarines.

Una nueva estrategia

Bolívar retomó entonces sobre bases enteramente nuevas el problema de la liberación de su país: dejó de atacar la cabecera, Caracas, para fortalecerse desde regiones lejanas, desde donde la reconquista sería más segura que una salida de las Antillas. Sobre todo desde que José Antonio Páez (1790-1873) entregó a los llaneros, cuyo líder fue asesinado. Así, Bolívar puede establecer un gobierno en Angostura (hoy Ciudad Bolívar), durante el verano de 1817; la victoria de Calabozo (1818) refuerza su poder. Un congreso constituyente se reunió en Angostura en febrero de 1819. En un famoso “discurso”, Bolívar desarrolló allí sus ideas fundamentales: la diversidad de las poblaciones de Venezuela requiere un poder muy fuerte y muy centralizado para mantener la estructura de la sociedad.

Elegido presidente de la República, Bolívar intenta unir su país a la Nueva Granada: cruza los llanos remontando el Orinoco, luego el Apure. Sus tropas, vestidas con harapos, llegaron a los Andes, las escalaron por un paso desolado, empujaron a los leales españoles en el Pantano de Vargas (julio de 1819), luego obtuvieron la gran victoria en Boyacá (7 de agosto de 1819). Tres días después, Bolívar ingresó a Bogotá.

Colombia y peru

A su regreso a Venezuela, el camino del Libertador está sembrado de arcos triunfales floridos: Bolívar proclama en Angostura el nacimiento de un nuevo estado, «Colombia», cuyo territorio se extiende desde Perú hasta la desembocadura del río. ‘Orinoco (17 de diciembre) , 1819), y elecciones provisionales lo eligen como presidente. El 25 de noviembre de 1820, el general español Pablo Morillo se vio obligado a firmar un armisticio. La tregua no duró mucho y la segunda victoria de Carabobo (24 de junio de 1821) abrió el camino a Caracas. Un nuevo congreso, reunido en Cúcuta, reelige a Bolívar a la cabeza de Colombia, cuya capital se fija en Bogotá. Al año siguiente, este estado se convierte en «Gran Colombia», luego de la victoria del lugarteniente de Bolívar, Antonio José Sucre (1795-1830), en Pichincha (24 de mayo de 1822), victoria que permite reunir las regiones ya liberadas. de los españoles el que corresponde al actual Ecuador. Con la ocupación de la bahía de Guayaquil, Bolívar ingresa a la zona que parecía ser responsabilidad del otro gran libertador, San Martín. Una entrevista entre los dos héroes de la independencia (25 de julio de 1822) conduce al borrado del argentino, lo que deja el campo abierto a Bolívar. Pero la situación anárquica del Perú valdrá para este último uno de los períodos más difíciles de su existencia: llegar al Callao el día 1.er Septiembre, aparece efectivamente como una molestia para ciertas facciones de los republicanos, que prevén una colaboración con los españoles para deshacerse de él. Bolívar, desanimado, casi agonizante, tiene que refugiarse en el norte de Perú. Se recuperó prodigiosamente, reorganizó un ejército y obtuvo otra gran victoria sobre los realistas en Junín (6-7 de agosto de 1824). El de Ayacucho, ganado por Sucre el 9 de diciembre, marca la emancipación definitiva de América del Sur.

El 6 de agosto de 1825, los diputados del Alto Perú dieron a su país el nombre de República Bolívar, que será Bolivia, y el Libertador le redacta un proyecto de Constitución, retomando sus ideas presentadas en Angostura.

El fracaso final

Esta aparente gloria marca el inicio del gran fracaso político de Bolívar: el congreso que reúne en Panamá para reunir a todos los estados latinoamericanos, a los que se oponen secretamente Estados Unidos e Inglaterra, es un fracaso. A principios de 1827, Bolívar logró superar una revuelta fomentada en abril de 1826, en la propia Venezuela, por Páez. En 1828, la Convención Nacional de Ocaña busca quitarle al Libertador sus poderes extraordinarios. El intento fracasó: Bolívar fue proclamado dictador por la mayoría de los municipios, luego solo escapó de un ataque saltando por una ventana de su residencia en Bogotá (25 de septiembre de 1828). En 1829, Sucre tuvo que repeler un intento de invasión de los peruanos. Finalmente, el congreso constitucional reunido en Bogotá en enero de 1830 aceptó la renuncia de Bolívar tras la secesión de Venezuela, nuevamente inspirado por Páez. Proclamado «enemigo de Venezuela», Bolívar llega a Cartagena, donde se entera del asesinato de Sucre y se prepara para partir hacia Inglaterra. Retrasado por intrigas donde se intenta presentarlo, privado de recursos, termina aceptando la hospitalidad de un español de la región de Santa Marta. Por una curiosa paradoja, su anfitrión, con el que murió el 17 de diciembre de 1830, se mantuvo fiel a la corona de España. El último deseo del Libertador es que su muerte ayude a aliviar los roces y promover la unión entre los colombianos.

¿Crees que faltan cosas en este artículo?

Si estás estudiando este tema y crees que faltan cosas puedes ganar puntos y canjearlos por gift cards de Amazon, Netflix y muchas más.

Deja un comentario