Sociedad feudal: todo lo que importa

, , |Estás en: Blog Historia Sociedad feudal: todo lo que importa

Ver en PDFimage_printImprimir

LA sociedad feudal es uno que se desarrolló durante el período del feudalismo, un sistema que prevaleció en Europa entre los siglos X y XV.

La sociedad feudal era esencialmente rural basada en feudo (tierra) e insertada en un sistema monárquico de descentralización del poder.

Estuvo marcado por la producción agraria y de subsistencia, donde predominó el trabajo servil y la influencia del cristianismo.

Características: Resumen

La sociedad feudal se caracterizaba por ser una sociedad estatal, es decir, una estructura social jerárquica fija que se dividía en estamentos.

Los estamentos representaban a grupos sociales o estados y, en el caso del feudalismo, se dividía básicamente en cuatro instancias:

  • Rey y nobleza: los reyes se destacaban en la nobleza, pero formaban parte de ella y necesitaban hacer alianzas con otros nobles para poder gobernar. Esta categoría incluía a los guerreros.
  • Clero: representaba el estrato relacionado con lo sagrado, es decir, los que rezaban y fortalecían la religión católica (papas, obispos, cardenales, monjes, abades y sacerdotes). En definitiva, era la clase que ostentaba el poder de la Iglesia (la institución feudal más poderosa) y la que sabía leer y escribir.
  • Servicio: incluyen villanos, campesinos y siervos, es decir, aquellos que trabajaron en las disputas (producción de alimentos y edificios) a cambio de vivienda, comida y protección.

Sociedad feudal Representación de la pirámide social feudal

La nobleza y el clero gobernaban las disputas y recibían impuestos de los sirvientes.

En este sistema, la movilidad social era casi inexistente, es decir, los nacidos pertenecerían al mismo grupo hasta su muerte. En definitiva, la posición social se definió por nacimiento: nació sirviente, vivirá como sirviente toda su vida.

Además, la sociedad feudal estuvo marcada por la relación de soberanía y vasallaje. Así, entre el soberano y el vasallo, existía un compromiso de fidelidad entre los nobles, lo que implicaba derechos y obligaciones recíprocos.

Los señores, terratenientes, los donaron a los vasallos, quienes a su vez se encargaron de cuidarlos y protegerlos.

Todo este modelo se basaba en la vida en los feudos, grandes extensiones de tierra que tenían su propia organización económica, política, social y cultural. Cada enemistad tenía su ejército, su forma de recaudar impuestos y, en algunos casos, incluso su propia moneda.

No es casualidad que llamemos a este período de la Edad Media feudalismo.

En el lugar, los señores feudales representaban el máximo poder en cada disputa, administrando y otorgando leyes, mientras los siervos trabajaban en sus tierras y los guerreros las defendían.

Más información sobre el tema:

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario