Sócrates – biografía, obra y legado

|Estás en: Blog Biografías Sócrates – biografía, obra y legado

Ver en PDFimage_printImprimir
Filósofo griego (Alopeke, Attica, 470-Atenas 399 aC).

Hombre de palabra filosófica en esta época del “siglo de Pericles”, más fecunda para la historia del pensamiento en Occidente, Sócrates hizo inteligencia el instrumento de una búsqueda metódica de la verdad. Su enseñanza, propagada por los diálogos de Platón, fue tan decisiva que la vida del espíritu se transformó para siempre.

1. La vida de Sócrates: el maestro del ágora

Nacido en un ambiente modesto, Sócrates tiene por padre Sophronisque, un simple escultor, y por madre Phainarète, que ejerce la profesión de partera. Se dedicó a la profesión de escultor, la abandonó para dedicarse a la filosofía. Su vida entonces consiste en discutir con sus conciudadanos, pasear por cualquier lugar de Atenas, pero preferiblemente por el ágora (centro religioso, político y comercial de la antigua ciudad griega).

Poco nos ha llegado en la vida de Sócrates. Sabemos que tuvo tres hijos (Lamproclès, Sophonisque y Ménéxène) de uno o tres matrimonios. También sabemos que salió de Atenas sólo cuatro veces: en 432-429 a. C. para la batalla de Potidea, en 424 para la batalla de Délium, en 422 para la expedición de Anfípolis y en fecha incierta para consultar el oráculo de Delfos.

Un profesor curioso

En un momento en el que florecen los «maestros del conocimiento» profesionales, no pretende ser el fundador de una escuela y si tiene discípulos, jóvenes adinerados —Platón, Alcibíades, Jenofonte— o simples artesanos, es porque espontáneamente vienen a hablar con él. No escribe nada pero lo dice él mismo: “Si me hacen preguntas, las respondo; si prefieres que yo pregunte, lo hago. »

A diferencia de los sofistas, maestros itinerantes, Sócrates no cobra por sus lecciones. Tiene fama de vivir en la pobreza. Pero, durante la Guerra del Peloponeso, sirvió como hoplita (soldado de infantería fuertemente armado), lo que implica que tiene un mínimo de bien. En la guerra, demuestra su valía pero también su resistencia. Alcibíades testifica: “No se parece a ningún hombre, ni de la antigüedad ni de la actualidad. También puede, desde el amanecer de un día hasta el amanecer del día siguiente, permanecer «plantado como un tocón» para encontrar la solución al problema que se le presente.

Alcibíades, alumno favorito de Sócrates

Alumno de Pericles, Alcibíades era parte de la juventud dorada de Atenas que no sentía más que reverencia por Sócrates, un hombre de rasgos desagradables (de opinión unánime) pero de mente superior. Durante la Guerra del Peloponeso, fue dos veces su compañero de armas, durante la Batalla de Potidea, donde Sócrates le salvó la vida, luego durante la Batalla de Délium, donde fue él quien acudió en ayuda de Sócrates.

Tanto para Sócrates como para Platón, que hizo de Alcibíades uno de los protagonistas de Banquete y el héroe de todo un diálogo (Alcibíades, subtítulos De la naturaleza del hombre), el joven aristócrata encarnaba el ideal griego de kalos kagathos, que la belleza del cuerpo era un reflejo de la nobleza del alma. ¡Pobre de mí! El advenedizo que dormía en él precipitó la ruina de Atenas al provocar la expedición a Sicilia del 415 a. C., convirtiéndose así, en palabras de Jacqueline de Romilly, en el “apuesto sepulturero” de su tierra natal.

Sócrates visto por sus contemporáneos

Tres de sus contemporáneos hablan de Sócrates. Aristófanes lo ridiculizó en las Nubes (423 aC). Platón tenía veinte años cuando conoció a Sócrates. De los ocho años que pasó con él, todos los diálogos llevan sin duda la marca, pero los primeros son más ricos en información. (Apología de Sócrates, Critón, el banquete, Fedón, Theaetetus). En cuanto a Jenofonte (también autor de una Apología de Sócrates), frecuentaba a Sócrates al mismo tiempo, pero parece con menos asiduidad; el interés de sus Memorables sufre. Entre los tres retratos que realizan estos autores, el acuerdo está lejos de reinar.

El Sócrates de Aristófanes es indudablemente más joven, pero, por tener la misma edad, el de Platón y el de Jenofonte no son iguales. ¿Qué hay en común entre cualquier personaje evocado por este último y la figura que, a través de los diálogos de Platón, dominará toda la filosofía?

2. La filosofía de Sócrates

Una actitud: ironía

Sócrates no siempre tiene una filosofía fácil. Ante los espíritus exigentes que son sus interlocutores, debe luchar duro; si se encuentra corto de argumentos, se culpa a sí mismo y habla de un «demonio interior» como de un contradictorio que lo llama al orden. La mayoría de las veces, es cierto, es él quien se divierte con quienes se le acercan (la «ironía socrática») y, si es necesario, quien abusa de ellos empujándolos al límite. Lo que está en juego, de hecho, va más allá de su persona: es el hombre en general a quien Sócrates se esfuerza por convertir en homo philosophicus. Por tanto, su razonamiento debe ser impecable para que su pensamiento sea lo más universal posible, y para que él mismo sea no sólo un gran hombre de Atenas, «sino del mundo», como diría Montaigne.

» Conócete a ti mismo «

Durante su viaje a Delfos, Sócrates descubre el mandato inscrito en el frontón del templo de Apolo: «Conócete a ti mismo» (Conócete a ti mismo). Lo convertirá en la máxima de su vida, dedicado enteramente a revelar a las conciencias lo que son en el fondo de sí mismas y hacerlas pasar. del conocimiento aparente al conocimiento verdadero.

Lo primero que hay que saber de uno mismo es precisamente el estado de ignorancia en el que uno se encuentra: “Sé que no sé nada. Entonces Sócrates, comparando su «sabiduría» con la de otro ateniense, declara: «Existe esta diferencia de que él cree que sabe, aunque no sabe nada; y que yo, si no sé nada, creo que tampoco lo sé. Entonces me parece que en esto al menos soy un poco más sabio, no creo que sepa lo que no sé » (Apología de Sócrates).

Un método: dialéctica y mayéutica

Para guiar a la juventud de Atenas por el camino de lo verdadero, lo bello y lo justo, Sócrates aplica un método que se basa en el arte del diálogo contradictorio – los dialéctico – y, como confirmará Aristóteles, en el «arte de dar a luz a los espíritus» – los mayéutica. Así es como el atónito joven Theaetetus descubre que su alma (su mente) está «a punto de dar a luz» cuando da a luz sus opiniones sobre la naturaleza de la ciencia. Sócrates presidirá la «obra» de su alma para que, de pregunta en pregunta, dé a luz a la verdadera opinión – el único que tiene derecho a existir.

Ideas principales de Sócrates

Oráculo de Delfos
Ruinas del oráculo de Delfos, templo del dios Apolo. En su entrada, decía «Conocete a ti mismo«

Para Sócrates, existían verdades universales, válidas para toda la humanidad en cualquier espacio y tiempo. Para encontrarlos, era necesario reflexionar sobre ellos. Esta percepción de la verdad como alcanzable es un factor de diferenciación entre Sócrates y los sofistas.

El principio de la filosofía de Sócrates estaba en la frase «Conócete a ti mismo», un oráculo universal dado por el dios Apolo en la mitología griega. Antes de lanzarse en busca de cualquier verdad, el hombre necesita analizarse a sí mismo y reconocer su propia ignorancia.

El mismo Sócrates, al consultar el oráculo de Delfos, recibió el mensaje de que era el más sabio entre los griegos.

Sócrates se dio cuenta de que era sabio porque, entre los sabios, era el único que pensaba que no sabía y buscaba el conocimiento verdadero. De la afirmación de su propia ignorancia surge la famosa frase:

Sólo sé que no sé nada.

A partir de esta idea se desarrolla el Método Socrático. El filósofo inicia una discusión y lleva a su interlocutor al reconocimiento de su propia ignorancia a través del diálogo: es la primera fase de su método, llamada ironía o refutación.

En la segunda fase, la «mayéutica» (técnica de sacar a la luz), Sócrates pide varios ejemplos particulares de lo que se está discutiendo.

Por ejemplo, cuando se le pregunta sobre la valentía, desarrolla un diálogo con un general muy respetado por su desempeño en las guerras. El general (Laques) le da ejemplos de actos valientes. Insatisfecho, Sócrates analiza estos casos para descubrir qué es común a todos ellos.

Esta concordancia podría representar el concepto de coraje, la esencia de los actos heroicos, que existirá en cualquier acto de coraje, independientemente de las circunstancias que lo rodeen.

La «técnica de sacar a la luz» presupone una creencia de Sócrates, según la cual la verdad está en el hombre mismo, pero no puede alcanzarla porque no sólo está envuelto en ideas falsas, en prejuicios, sino que carece de métodos adecuados.

Cuando se eliminan estos obstáculos, se alcanza el verdadero conocimiento, que Sócrates identifica como una virtud, en contraposición al vicio, que se debe únicamente a la ignorancia.

Nadie hace el mal voluntariamente.

3. El juicio y muerte de Sócrates

Tras el régimen de los Treinta, que había derribado la democracia, fue restaurada por Thrasybule, que regresó del exilio. En Atenas, sin embargo, el clima sigue siendo tenso. Indiferente a los honores y compromisos, Sócrates irrita. Además, su admiración por Esparta, la ciudad rival de Atenas, lo hace sospechoso. Sobre todo, es él quien, habiendo sido arrebatado toda su vida la fiesta de la razón, ha sacudido al menos tanto las certezas como las tradiciones de sus compatriotas.

Fue entonces cuando tres ciudadanos de Atenas, el sastre Anytos flanqueado por el poeta Meletos y el retórico Licón, acusaron a Sócrates de «haber honrado a dioses distintos a los de la ciudad y tratado de corromper a la juventud», con el pretexto de que había entre los Treinta varios de sus antiguos alumnos.

Su juicio será el de conciencia individual sujeto a abuso de poder y demagogia.

Haciéndose cargo de su propia defensa (que los dos llamados Apología de Sócrates) pero negándose a invocar la piedad de sus jueces, Sócrates es condenado a muerte por 281 votos contra 278. A sus amigos que le instan a huir, les responde que prefiere «sufrir la injusticia antes que cometerla»: Destruiría la ciudad si no respetaba su juicio. Entonces, acepta la copa de cicuta que le quitará la vida. En esta tarde de marzo de 399 antes de J. – C., tendrá estas últimas palabras: “Tengo una noble tradición que es necesario al dejar la vida tener cuidado con las palabras desastrosas. «

En la historia de la filosofía se ha producido la ruptura. Habrá el «presocrático» y el «post-socrático». La ciencia del hombre que comienza con Sócrates encontrará en Platón y luego en Aristóteles sus fecundos continuadores. Y, más de 2000 años después de su muerte, Paul Valéry podrá escribir: «Gran Sócrates, fealdad adorable, pensamiento todopoderoso, que convierte el veneno en una bebida de inmortalidad».(Eupalinos o el Arquitecto).

El legado de Sócrates

Sócrates no dejó una obra escrita, encontró más eficiente el intercambio de ideas, a través de preguntas y respuestas entre dos personas, y creía que la escritura endurecía el pensamiento.

Hay cuatro fuentes básicas para el conocimiento de Sócrates: el filósofo Platón, su discípulo, en cuyos Diálogos el maestro es siempre el personaje central.

La segunda fuente es el historiador Jenofonte, amigo y visitante frecuente de las reuniones a las que asistía Sócrates.

El dramaturgo Aristófanes menciona a Sócrates como personaje en algunas de sus comedias, pero siempre lo ridiculiza.

La última fuente es Aristóteles, discípulo de Platón, que nació 15 años después de la muerte de Sócrates. Estas fuentes no siempre son coherentes entre sí.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario