Sueños – Psicoanálisis –

Es posible reflexionar sobre los temas de los sueños, del mundo onírico, desde diferentes perspectivas. La siguiente propuesta es discutirlos a partir del psicoanálisis, especialmente en un regreso a Freud.

Antes de discutir esta manifestación del inconsciente, cabe destacar que todo el mundo puede leer contenidos de Psicología, aunque solo los profesionales pueden practicarlo. Además, es importante que el lector no tenga la intención de autoanalizarse, después de todo, esta no es una actividad para realizar solo, ya que necesita del analista y el transferir entre él y el analizando. Sin embargo, el autoanálisis de los sueños, a pesar de ser tentador, no debe realizarse, ya que el sujeto se topará con los suyos. resistencia.

¿Eres estudiante, profesor o academia?

DATE DE ALTA EN NUESTRA RED SOCIAL!, Grupos de estudio, apuntes, escribe en tu propio blog, añadir tu academia o dar clases particulares y Aprende!!!.

Abrir un perfil

Dados estos entendimientos, una breve historia: fue Aristóteles el primero en sacar el sueño del campo mítico, convirtiéndolo en un producto surgido de Psique (alma). Por lo tanto, con el advenimiento y el avance creciente de la ciencia tal como la conocemos, claramente se ha vuelto de interés para la psicología. Sin embargo, hubo una falta de aclaración y significado en relación a su función biológica, así como de la posibilidad de interpretar sus contenidos con significados individuales. Hasta aquí está el psicoanálisis.

Una vez mencionados los griegos, hay una enunciación que guiará el inicio de este razonamiento psicoanalítico, opuesto al de ellos: el trabajo de los sueños no sigue los principios lógicos fundamentales. Si, según la lógica aristotélica tan familiar a la contemporaneidad, existen los principios de identidad (A es A), contradicción (A es A y no puede ser no-A) y tercero excluido (A es X o no X), en el soñar, uno no puede universalizar tales enunciados, ni terminar en silogismos (enunciado universal – enunciado particular = conclusión particular). Al soñar, hay unión y disyunción, es decir, A puede ser A y también no-A, así como A es X y A no es X.

De todos modos, los sueños son actividades psíquicas. Al narrar un sueño, nos referimos a su contenido manifiesto, a lo accesible a la conciencia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que todo recuerdo onírico está sujeto a una objeción capaz de restar inmensamente su valor para el ojo crítico: si se omite tanto, ¿cómo garantizar lo que no se falsifica? Dado nuestro compromiso con la búsqueda diaria de la coherencia, ¿por qué no sospechar si no suplimos las carencias de sentido con la lógica aristotélica a la que estamos acostumbrados?

Por tanto, ¿cómo conocer la materia no capturada, el contenido latente del sueño, el que se modifica para manifestarse, restringido por los artificios del sueño? censura? Aquí está el análisis, con el trabajo interpretativo del analista, utilizando constantemente la técnica de la libre asociación.

Entonces, este fenómeno de deformación onírica es llamado por Freud elaboración onírica. Sus mecanismos de acción se describen como condensación, que se produce cuando un elemento manifiesto corresponde simultáneamente a varios otros combinados entre sí; desplazamiento, cuando un elemento latente es reemplazado por una alusión y no un componente de sí mismo; y figurabilidad, la transformación de pensamientos en imágenes visuales. También se atestigua la aparición de restos diurnos, imágenes vistas durante el día y consideradas poco importantes, olvidables, por la conciencia.

Así, se ve que, según la lente del psicoanálisis freudiano, los sueños son obras psíquicas, manifestaciones del inconsciente. Este mundo de sueños es privado, rico y no completamente accesible después de despertar. Por tanto, no son advertencias ni presentimientos, sino del orden del mundo interno del sujeto. Sin embargo, sus interpretaciones son únicas, no tienen fórmulas exactas ni significados previos, siendo únicamente el proceso de análisis del sujeto.

Marco teórico: Freud – La interpretación de los sueños

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *