Testículos – Sistema reproductivo

, |Estás en: Blog Anatomía Testículos – Sistema reproductivo

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

testiculos son las gónadas sexuales masculinas de animales sexuados, que tienen una doble función: producir células sexuales masculinas (esperma) y sintetizar hormonas.

Anatomía del testículo.  Ilustración: sciencepics / Shutterstock.com [adaptado]

Anatomía del testículo. Ilustración: sciencepics / Shutterstock.com [adaptado]

La principal hormona sintetizada por los testículos es la testosterona, así como su metabolito dihidrotestosterona, siendo el primero de gran importancia para el proceso de espermatogénesis (producción de espermatozoides), para la diferenciación sexual durante el desarrollo embrionario y fetal, así como para el control de la secreción de gonadotropinas.

Normalmente, los hombres tienen dos testículos. Cada uno está rodeado por una cápsula gruesa de tejido conectivo denso, llamada túnica albuginosa. Este último se engrosa en la superficie dorsal de los testículos para dar lugar al mediastino testicular, del que parten los tabiques fibrosos. Estos, a su vez, penetran en el parénquima testicular dividiéndolo en compartimentos piramidales, conocidos como lóbulos testiculares. Estos tabiques están incompletos y, a menudo, existe intercomunicación entre estas estructuras. Dentro de cada lóbulo están presentes desde túbulos seminíferos (de 1 a 4) que se alojan como haces dentro de un tejido conectivo laxo altamente vascularizado, tanto por vasos sanguíneos como por vasos linfáticos, además de nervios y células intersticiales, llamadas células de Leydig. Los túbulos seminíferos son responsables de producir espermatozoides, mientras que las células de Leydig de secretar andrógenos testiculares (testosterona).

Los testículos se desarrollan retroperitonealmente en la pared dorsal de la cavidad abdominal. Durante el desarrollo del feto, migran y se alojan dentro del escroto, quedando suspendidas en el extremo del cordón espermático. Como resultado de esta migración, cada testículo lleva consigo una bolsa de membrana serosa, conocida como túnica vaginal, que se origina en el peritoneo. Esta túnica está compuesta por dos capas: una parietal externa y una visceral interna, que cubre la túnica blanca en las porciones lateral y anterior del testículo. El escroto juega un papel importante en el mantenimiento de la temperatura testicular, que debe estar unos pocos grados por debajo de la temperatura corporal para que pueda realizar sus funciones con normalidad.

El desarrollo testicular permanece inactivo hasta el comienzo de la pubertad, cuando comienza la espermatogénesis. De esta forma, los testículos son pequeños hasta esta etapa, cuando crecen hasta alcanzar el tamaño adulto.

Estas estructuras son muy sensibles a impactos y lesiones. Los principales problemas que afectan a los testículos son:

Lea también:

Fuentes:
http://en.wikipedia.org/wiki/Testicle
Histología básica – Luiz C. Junqueira y José Carneiro. Editora Guanabara Koogan SA (10a Ed.), 2004.
Bases de patología veterinaria – M. Donald McGavin y James F. Zachary. Editora Elsevier, ed. 4 de 2009.

Archivado en: Reproducción, Sistema reproductivo
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario