Tommaso di Ser Giovanni alias Masaccio

|Estás en: Blog Biografías Tommaso di Ser Giovanni alias Masaccio

Ver en PDFimage_printImprimir
Masaccio, Adán y Eva expulsados ​​del paraíso terrenal
Masaccio, Adán y Eva expulsados ​​del paraíso terrenal

Pintor italiano (San Giovanni Valdarno 1401-Roma 1428).

Los años de formación

Tommaso di Ser Giovanni se quedó sin padre a la edad de cinco años; su familia se mudó a Florencia en 1417, después de que su madre se volviera a casar. No se sabe nada de sus inicios antes de 1422, cuando se matriculó en el “Arte dei medici e speziali” de Florencia. Parece que era un hombre incapaz de lidiar con los aspectos prácticos de la vida. Marcado por la tristeza de su infancia, seguirá siendo pobre e incomprendido por la mayoría de sus contemporáneos. A su muerte, sin embargo, Brunelleschi dirá: “Hemos sufrido una gran pérdida. Según Vasari, Masaccio era un personaje abstracto, consagrado a la causa del arte, pero negligente e inestable. Durante mucho tiempo se pensó que era alumno de Masolino da Panicale (1383-circa 1447), tanto las carreras como las obras de los dos pintores están entrelazadas. Masaccio siendo el más joven, Vasari dedujo de ello que Masolino era el maestro, teoría que sería aceptable si Masolino no hubiera entrado en el gremio del «Arte» un año después de Masaccio, mientras que en Florencia ningún pintor podía tomar de estudiantes antes de ser matriculado. En cualquier caso, es cierto que trabajaron juntos en muchas obras, tanto en Florencia como en Roma (carecemos de documentos sobre la breve actividad final de Masaccio en esta ciudad).

Una de las claves del Renacimiento pictórico florentino

En 1422, Masaccio era por tanto un pintor independiente. En Florencia pintó un Anunciación (ahora desaparecido) para la iglesia de San Niccolo sopr’Arno. El tríptico de la iglesia de San Giovenale en Cascia, cerca de Florencia, es su primera obra casi segura, fechada ese mismo año 1422. Nos muestra la extraordinaria cultura de Masaccio a partir de ese momento. El joven artista ya está junto a Brunelleschi y Donatello. Sentimos que estudió los frescos de Giotto en Santa Croce y que redescubrió la esencia del clasicismo de Giotto, así como Nanni di Banco supo encontrar la de Arnolfo di Cambio en sus esculturas. En 1424, Masaccio se incorporó a la compañía de San Luca, compuesta exclusivamente por pintores.

Los críticos acordaron colocar después del tríptico de San Giovenale, hacia 1424-1425, el retablo ejecutado en colaboración con Masolino para la iglesia de Sant’Ambrogio en Florencia, que representa Santa Ana, la Virgen y el Niño (en los Uffizi). A pesar de las relaciones formales indiscutibles entre los dos pintores, Masaccio, que pintó la Virgen y el Niño, tiene un desarrollo cromático más avanzado que Masolino, una visión más directa de las cosas; modela sus rostros en la sombra y la luz y así logra el verdadero realismo. Esta Madonna se considera el primer intento de representación plástica de la figura humana a través de una construcción piramidal típicamente florentina. La investigación sobre el color, el espacio y la luz se intensifica en el Virgen de la humildad de la Colección Mellon (Galería Nacional de Washington), que es del mismo período.

En los primeros meses de 1426, Masaccio pintó, para el claustro de Santa Maria del Carmine en Florencia, el famoso fresco de la Sagra, relatando la ceremonia de consagración de la iglesia en 1422; De esta obra sólo quedan dibujos y copias, pero su estudio nos permite avanzar hacia la única obra que es con certeza de Masaccio, el políptico del Carmine de Pisa, fechado en 1426, descrito por Vasari y perfectamente documentado. Fue secuestrado de la iglesia Carmine en xviiimi s. e inmediatamente desmantelado. los Virgen y niño se conserva en la National Gallery de Londres, el Crucifixión en el Museo Nacional de Nápoles, tres piezas de la predela están esparcidas entre Berlín y Londres, etc. (no se encontraron todos los paneles). La creación de este políptico constituye uno de los hechos más importantes de la historia de la pintura; sirvió como base y como eje en el Renacimiento. Masaccio llega aquí en una construcción ideal. La Crucifixión, colocada sobre la Virgen monumental en Majestad que B. Berenson dice «de solidez monolítica», nos aparece en una perspectiva un poco abreviada; el pintor acentúa el patetismo de la escena creando una oposición entre el cuerpo de Cristo, que parece deslizarse al suelo, y la Madeleine aullante y postrada. La luz, elemento fundamental en la representación de la perspectiva, acentúa la calidad escultórica de las figuras y contribuye a la unidad de la escena. En’Adoración de los Magos de la predela, mientras que un pintor gótico hubiera descrito una manifestación mundana, Masaccio evoca a los hombres y se apega a la realidad objetiva, exaltando con esta misma seriedad el carácter sagrado de la escena.

Los frescos de la capilla Brancacci

Los frescos de la Capilla Brancacci en Santa Maria del Carmine en Florencia, encargado por Felice di Michele Brancacci, un rico comerciante y diplomático, fueron iniciados ya en 1424 por Masolino, antes de su partida a Hungría, y es posible que haya solicitado que sea hasta Masaccio para colaborar en ello. La cronología de este ciclo de frescos ha sido objeto de mucha controversia. Participaron tres maestros, Masaccio, Masolino y más tarde Filippino Lippi; si es fácil determinar la participación de estos últimos, no es lo mismo para la obra respectiva de Masaccio y Masolino. Comparando estos frescos con el retablo de Pisa, que es un auténtico ejemplo del estilo naturalista de Masaccio, todos los críticos coinciden en atribuir a este último Pago de tributo, Adán y Eva expulsados ​​del paraíso terrenal, La entronización de San Pedro, Sombra de San Pedro curando a los enfermos, San Pedro dando limosna así como parte del Resurrección del hijo de Theophilus, el prefecto de Antioquía. Por la concepción de su perspectiva y su composición, el Tributo es el fresco más famoso, pero el de Adán y Eva asombra por su poder dramático. Los dos cuerpos desnudos están vigorosamente esculpidos bajo una luz violenta; la pintura nunca había alcanzado este realismo y esta estilización: lo trágico aquí alcanza acentos universales. En el fresco de San Pedro curando a los enfermos, la majestuosa silueta del santo parece habitada por una fuerza sobrenatural; la lentitud de la procesión está subrayada por la línea que se desvanece de la calle; toda vulgaridad está ausente en el rostro de los enfermos: al enfatizar su humanidad, Masaccio les hace compartir la espiritualidad del apóstol. El ciclo del Carmín permite a su vez atribuir a Masaccio el fresco del Trinidad de Santa Maria Novella a Florencia. Aquí, el pintor se acerca aún más a Brunelleschi. Logra la síntesis e interpenetración de elementos de la arquitectura, la escultura y la pintura, pasa de lo real a lo figurativo con impecable facilidad. La aplicación científica de la perspectiva lineal y aérea a la figura humana ayuda a establecer un clima de profunda calma, de dimensión contemplativa que expresa lo divino.

La contribución de Masaccio

La influencia de Masaccio es evidente en la obra de Masolino, especialmente en la Capilla Brancacci. Alumno de Gherardo Starnina (conocido alrededor de 1345 a 1413), Masolino permanece vinculado al gótico internacional; se apega a las siluetas elegantes, a la gracia, a los colores brillantes, pero va más allá, porque muestra interés por la luz y da ritmo a su espacio utilizando la perspectiva. Durante sus estancias en provincias colaboró ​​en la difusión de las novedades de Masaccio, de las que él mismo aprovechó, pero sin adoptar su rigor. En los frescos de la Colegiata de Castiglione d’Olona, ​​en un tono agradable, logra un equilibrio entre color y espacio que anuncia Domenico Veneziano y Piero della Francesca.

Massaccio, por su parte, busca en su pintura una extensión del mundo visible, sujeto a las mismas leyes de la perspectiva: lleva a su conclusión lógica este acercamiento con la realidad que había iniciado Giotto. Junto a Brunelleschi y Donatello (este último mejor comprendido que él en el futuro inmediato, gracias a su irresistible tensión emocional), es el fundador de un estilo heroico, fundado en la investigación científica de la perspectiva, que se difundió en Florencia de forma paralela a la internacional. gótico. Su influencia, sentida por muchos artistas de la xvmi s., se practica principalmente a partir de los frescos de la capilla Brancacci, verdadero testamento del maestro. La pintura, en adelante, adoptará esta disposición de figuras en el espacio, proporcionadas según la distancia, y sobre todo esta modelada por la sombra y la luz que le da una gran libertad de expresión. Masaccio le añade un sentido plástico. En arquitecturas reducidas a lo esencial evolucionan personajes acampados con vigor, de una nobleza que repudia la elegancia. El pintor hace que expresen la más variada gama de pasiones humanas, mediante una especie de genio dramático que también se encuentra en la escultura de Donatello. Así como fue el primero en comprender completamente el arte de Giotto, Miguel Ángel, que dibujó de estos frescos, fue el primero en comprender su significado.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario