Tortuga laúd: características generales, extinción y curiosidades

|Estás en: Home » Biología » Tortuga laúd: características generales, extinción y curiosidades

Ver en PDFimage_printImprimir

La tortuga laúd (Dermochelys coriacea) es la especie más grande de tortuga marina, por lo que también se la conoce como tortuga gigante.

Su caparazón, también conocido como pezuña, tiene un color negro o gris con pequeñas manchas blancas. La textura y apariencia se asemeja al cuero, de ahí el nombre de la especie.

Características generales de la tortuga laúd

Tortuga de cuero Tortuga de cuero

La tortuga laúd es parte del grupo de reptiles. Tiene alrededor de 1,78 metros de longitud de caparazón, además de las aletas delanteras que ayudan a nadar y pueden alcanzar más de 2 metros.

Su peso promedio es de 400 kg, pero los registros indican que algunos pueden llegar a pesar hasta 700 kg.

Su caparazón está formado por un conjunto de pequeñas placas de hueso que se asemejan al cuero, y allí aparece su nombre. Además, tiene una capa de piel fina y resistente cerca del caparazón.

La cabeza se considera pequeña en comparación con el resto de su cuerpo. Sus mandíbulas tienen forma de W, con cuchillas afiladas para la captura de medusas.

LA alimentación La tortuga laúd se compone básicamente de zooplancton, celentéreos y salpas. Consumen diariamente el equivalente a su propio peso.

Los depredadores de la tortuga laúd son las ballenas y los tiburones.

Distribución geográfica de la tortuga laúd

distribución geográfica de la tortuga laúd

Distribución geográfica de la tortuga laúd

La tortuga laúd es una especie ampliamente distribuida, habita en océanos tropicales y templados de todo el mundo.

Vive la mayor parte del tiempo en la zona oceánica, donde se puede encontrar hasta 1000 m de profundidad. La tortuga laúd solo llega a la costa en el momento de la reproducción.

Reproducción de la tortuga laúd

polluelos de tortuga laúd

Crías de tortuga laúd

La reproducción de las tortugas laúd ocurre periódicamente durante dos o tres años. En cada ciclo reproductivo, pueden desovar hasta siete veces, y cada desove puede producir hasta 100 huevos.

Al poner los huevos en la arena, la hembra hace un nido de aproximadamente 1 m de profundidad y 20 cm de diámetro. Sin embargo, los huevos pueden ser atacados por cangrejos y lagartijas. También es común que los humanos recolecten huevos para la venta.

La temperatura de la arena determina el sexo de las tortugas. Las temperaturas más elevadas favorecen la aparición de hembras.

En Brasil, los registros indican aproximadamente 120 nidos por temporada de desove. Tiene un área de desove regular en la costa del estado de Espírito Santo.

Riesgo de extinción de la tortuga laúd

La tortuga laúd se considera una especie vulnerable a la extinción. En algunos lugares, como en Brasil, ya se considera en peligro crítico.

Entre las razones que llevaron a la tortuga baula al riesgo de extinción están: la intensa recolección de sus huevos y la captura accidental durante la pesca.

Otro motivo relacionado con la muerte de las tortugas laúd es la presencia de basura en los océanos, ya que estos animales terminan ingiriendo plásticos u otros desechos sólidos para confundirlos con la comida. Debido a que no pueden digerirlo, terminan muriendo.

Hay otras dos tortugas marinas también en riesgo de extinción, la tortuga carey (Eretmochelys imbricata) y la tortuga verde (Chelonia mydas).

Conservación de Dermochelys coriacea

Actualmente, la tortuga laúd está incluida en la lista oficial de animales brasileños amenazados de extinción.

Las características de la estrategia de vida de la tortuga marina, como la maduración tardía y el ciclo de vida largo, hacen que la recuperación de la población sea muy lenta. Es posible que los números de desove observados hasta la fecha no se mantengan en el futuro, debido a la acción de las amenazas actuales sobre el stock de juveniles a ser reclutados para la población reproductora. Además, los estudios de tendencias poblacionales aún no cubren un tiempo generacional para este taxón.

El aumento de la actividad pesquera en los últimos años se considera la principal amenaza para la población de D. coriacea.

Una pesquería oceánica de gran impacto para D. coriacea se trata de la pesca con redes de deriva (malhão) destinada principalmente a la captura de tiburones martillo, realizada desde São Paulo hasta Rio Grande do Sul por embarcaciones de los puertos de São Paulo y Santa.

El Plan Nacional para la Reducción de las Capturas Incidentales de Tortugas Marinas en la Pesca fue creado en 2001. Este Plan de Acción se desarrolla en conjunto con las bases de investigación de TAMAR, así como con socios institucionales (como universidades), pescadores, propietarios de pesca y ONG y se está desarrollando para enfrentar el desafío de reducir el número de capturas incidentales de tortugas marinas.

El impacto humano en los hábitats de las tortugas marinas ha sido reconocido durante décadas, con esfuerzos de mitigación enfocados en el ambiente terrestre. A pesar de los avances logrados en la protección y restauración de los ecosistemas marinos en algunas áreas, continúan ocurriendo impactos antropogénicos directos o indirectos.

El Proyecto Tortuga Marina – Tamar se inició en 1980 con el objetivo de evaluar la situación de las tortugas marinas en la costa brasileña. Actualmente, el Proyecto cuenta con 21 bases instaladas a lo largo de más de 1,000 km de playas en el Noreste, Sureste y las islas oceánicas.

Junto con la protección de las tortugas, otras prioridades del Proyecto, que incluyen la identificación, manejo y administración de áreas costeras protegidas; actividades de seguimiento y conservación de varias especies marinas y costeras; y, también, formación de estudiantes y personas de las comunidades locales.

D. coriacea busca alimento desde la superficie del océano hasta grandes profundidades. La dieta consiste en zooplancton gelatinoso, como celenterados, pirosomas y salpas.

La mayoría de los varamientos ocurren en los meses de primavera y verano, lo que influye en los individuos de esta especie para que se apoyen en la costa para comer. También existe una relación con las características migratorias de esta especie.

Los principales factores vinculados al desarrollo costero desordenado y que tienen un impacto negativo en las poblaciones de tortugas marinas son: movimiento de arena de la playa (extracción de arena y vertederos); tráfico de vehículos; presencia humana en las playas; puertos, fondeaderos y muelles; ocupación de muelles (hoteles y condominios); y la exploración (producción y distribución) de petróleo y gas.

Existen diferentes formas de contaminación que representan una amenaza para los hábitats marinos y terrestres de las tortugas marinas que incluyen sonido, temperatura, luz, plásticos, químicos, efluentes y otros. En general, la contaminación de cualquier tipo, que se produzca por encima de un cierto umbral, puede producir un área inhabitable. A niveles bajos de este umbral, puede degradar significativamente la calidad del hábitat, la capacidad de carga y otros aspectos de la función del ecosistema.

Algunas investigaciones ya han demostrado el efecto potencial de los contaminantes en las tortugas marinas, especialmente los desechos sólidos, los aparejos de pesca desechados, los metales pesados, los pesticidas organoclorados y la contaminación por petróleo.

Dermochelys coriacea está totalmente protegido por instrumentos legales nacionales, que prohíben cualquier y todo tipo de uso, además de proporcionar medidas de protección para las áreas de desove. Muchas veces se encuentran animales mutilados, ya que no se adaptan al cautiverio, reciben tratamiento veterinario y poco después son liberados, porque solo así tendrían la oportunidad de sobrevivir.

Existe una unidad en Comboios – ES que es la única que protege el área de desove de la tortuga gigante y que está bajo manejo federal. Se toman varias medidas, como mantener el monitoreo de las áreas de desove, asegurar la protección de los nidos, jóvenes y hembras; identificar áreas alimentarias y planificar acciones de gestión e investigación a largo plazo; realizar una encuesta sobre la interacción con las pesquerías costeras; desarrollar e implementar tecnología para minimizar los impactos antropogénicos, entre otras medidas.

Trivia sobre la tortuga laúd

  • La tortuga laúd puede vivir hasta 300 años.
  • La tortuga laúd más grande jamás encontrada pesaba más de 900 kg.
  • En el mar, las tortugas laúd pueden alcanzar hasta 35 km / h.
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

4 + 2 =