Tycho Brahe –

|Estás en: Blog Biografías Tycho Brahe –

Tycho Brahe

Astrónomo danés (Knudstrup, ahora en Suecia, 1546-Praga 1601).

Procedente de una familia aristocrática danesa, aprendió latín a los siete años y, en 1559, a los trece años, ingresó en la Universidad de Copenhague, donde conoció la retórica y la filosofía. En agosto de 1560, un eclipse solar parcial, que contempla, lo impresionó mucho. No es tanto el fenómeno en sí lo que le asombra, sino el hecho de que haya sido previsto por un buen conocimiento del movimiento de las estrellas. Su familia lo tenía previsto para una carrera política, pero decidió convertirse en astrónomo. En 1563, dejó la Universidad de Copenhague por la de Leipzig, luego las de Wittenberg, Rostock, Basilea y Augsburgo. De fuerte personalidad y carácter belicoso, lucha en duelo; de un golpe de espada, su adversario le corta la nariz. Luego le hicieron una prótesis de oro y plata que usaría toda su vida.

Mientras continúa sus estudios, Tycho Brahe pasa noches enteras escaneando el cielo. Su primera observación significativa tiene lugar en agosto de 1563. Los planetas Júpiter y Saturno están entonces muy cerca el uno del otro en el cielo. los observa a diario y señala que su acercamiento más cercano ocurre el 17 de agosto. Sin embargo, las tablas astronómicas de la época significan esta «conjunción» de los dos planetas con un error de varios días. Esto lo animó a establecer nuevas tablas, basadas en observaciones más precisas realizadas con grandes instrumentos. De 1569 a 1571 vivió en Augsburgo. Gracias al alcalde de la ciudad, construyó un cuadrante de unos 5 m de radio para medir la altura de las estrellas.

La supernova de 1572

En 1571, Tycho Brahe, de 25 años, regresó a su país natal. Se unió a un tío que fundó la primera papelería y cristalería en Dinamarca. En la noche del 11 de noviembre de 1572, notó una estrella más brillante que Venus, al noroeste de Cassiopeia, en un lugar del cielo donde el día anterior no se podía distinguir ningún objeto. Esta nueva estrella brillará durante dieciocho meses. Es una estrella? ¿No es más bien un cometa? Gracias a observaciones muy precisas, Tycho Brahe quita la duda: la estrella desconocida permanece inmóvil en comparación con las otras estrellas y está muy lejos de la Tierra ya que su paralaje parece cero. Por tanto, solo puede ser una nueva estrella, como explica en el panfleto Por stella nova que publicó en 1573. Según la terminología moderna, es una supernova. Este acontecimiento excepcional anula el concepto aristotélico de la inmutabilidad de los cielos.

El castillo de las estrellas

En 1575, Tycho Brahe, que se había hecho famoso, viajó por Europa; se detiene en Fráncfort del Meno y Basilea, llega hasta Venecia y regresa por Cassel, donde permanece un tiempo con el Landgrave William IV, un astrónomo entusiasta. Los dos hombres simpatizan y Guillermo IV escribe al rey de Dinamarca, Federico II, ya bien dispuesto hacia el Brahe, para instarle a proporcionar a Tycho los medios para construir un observatorio. En 1576, Federico II le ofreció a Tycho Brahe la isla de Hveen, en el Sound, entre Elsinore y Copenhague, para que pudiera construir el observatorio de sus sueños y trabajar allí con total libertad. Seducido por esta propuesta, Tycho Brahe renuncia a su plan de establecerse en Basilea y regresa a Dinamarca. Con los subsidios reales y parte de su fortuna personal, construyó Uraniborg (el castillo de Uranie), vivienda y observatorio con taller de instrumentos de construcción, imprenta, papelería, etc. Hacia 1584, añadió un anexo, en parte subterráneo (para proteger los instrumentos del viento), Stellaeborg (el castillo de las estrellas). Allí, durante veinte años, Tycho Brahe y sus asistentes multiplicaron las observaciones de las posiciones de la Luna, el Sol, los planetas y las estrellas. El uso de instrumentos grandes, cuidadosamente graduados y equipados con sistemas de mira, les permite acumular una cantidad excepcional de mediciones cuya precisión, cercana a los dos minutos de arco, es diez veces mejor que la de observaciones anteriores. Los activos de Tycho Brahe incluyen, entre otros, un catálogo de 777 estrellas y el descubrimiento de dos desigualdades en el movimiento de la Luna, la variación en la oblicuidad de la eclíptica, la inclinación de la órbita de la Luna sobre la eclíptica, etc.

Gana dinero generando contenido

¿Te gustaría mejorar este artículo y ganar dinero y regalos?
Date de alta en la red social para alumnos y profesores que te paga por estudiar. .

El 13 de noviembre de 1577, Tycho Brahe vio un nuevo cometa, cuya trayectoria iba a seguir noche tras noche entre las estrellas. Al comparar sus lecturas con las de otros observadores, muestra que su distancia debe ser al menos seis veces mayor que la de la Luna. Por lo tanto, no es un fenómeno atmosférico, como creían la mayoría de los astrónomos en ese momento, sino un objeto celeste. La observación posterior de otros cometas, que aparecieron en 1580, 1582 y 1585, confirmará su naturaleza astronómica.

Tycho Brahe, un observador brillante, está mucho menos inspirado como teórico. Rechazando el heliocentrismo, tanto por razones físicas como metafísicas, rechaza el sistema de Copérnico, sin admitir el de Ptolomeo, cuyas deficiencias conoce. En su trabajo De mundi aetheri recentioribus phaenomenis , publicado en 1588, propuso un sistema cosmológico híbrido, según el cual los planetas acompañan al Sol en su revolución alrededor de una Tierra estacionaria.

El exilio y el encuentro con Kepler

Arrogante, desdeñoso, reinando como un tirano en su isla, que administra de forma deplorable, Tycho Brahe atrae muchas enemistades y acaba cayendo en desgracia. En 1597, el soberano Christian IV, que sucedió a su padre, Federico II, en 1588, canceló su pensión. Tycho Brahe regresa a Copenhague y luego viaja por el norte de Europa antes de llegar a Alemania. En 1599, encontró refugio en Praga, con el emperador Rodolfo II, quien lo nombró matemático imperial y puso a su disposición importantes recursos. En 1600, Kepler, profesor de matemáticas en la Universidad Calvinista de Graz, obligado a dejar su puesto para escapar de la persecución religiosa, vino a trabajar con él. Tycho Brahe le encomendó la tarea de estudiar el movimiento del planeta Marte. Lamentablemente, su colaboración será de corta duración, porque Tycho Brahe murió el 24 de octubre de 1601. El emperador organizó un magnífico funeral para él y le pidió a Kepler que continuara con su trabajo.

¿Crees que faltan cosas en este artículo?

Si estás estudiando este tema y crees que faltan cosas puedes ganar puntos y canjearlos por gift cards de Amazon, Netflix y muchas más.

Deja un comentario