Un baile en el Moulin de la Galette

, |Estás en: Home » Artes » Un baile en el Moulin de la Galette

Ver en PDFimage_printImprimir
Auguste Renoir, Baile en el Moulin de la Galette
Auguste Renoir, Baile en el Moulin de la Galette

Auguste Renoir, Baile en el Moulin de la Galette

Augusto Renoir, Un baile en el Moulin de la Galette
Auguste Renoir, el Moulin de la Galette
Augusto Renoir, el molin de la galette
  • Auguste Renoir, Baile en el Moulin de la Galette
  • Auguste Renoir, el Moulin de la Galette

Pintura de Auguste Renoir (1876). Óleo sobre lienzo, 131 × 175 cm. Musée d’Orsay, París.

Según el testimonio de Georges Rivière, amigo y modelo ocasional de Renoir, el cuadro fue pintado «íntegramente sobre el terreno», en 1876, en una guinguette de Montmartre. Este tomó su nombre de uno de los últimos molinos sobrevivientes en Butte donde, los domingos por la tarde, los habitantes del distrito y muchos pintores se reunían para bailar. Después de que Renoir decidió representar este entretenimiento popular, en cada ocasión favorable, los amigos del pintor lo ayudaron a transportar su lienzo desde su estudio en la rue Cortot. Meticulosamente elaborada a partir de numerosos estudios preparatorios y dos bocetos generales, esta compleja composición presenta múltiples personajes en movimiento. Entre estos, es posible reconocer al escritor Georges Rivière, los pintores Franc-Lamy y Goeneutte sentados en primer plano, con las modelos Jeanne y Estelle alrededor de copas de granadina. Entre los bailarines del fondo, los pintores Cordey, Gervex y Pedro Vidal se entretienen bailando con Margot, así como el periodista Paul Lhote y Pierre-Eugène Lesstringuez, amigo de la infancia de Renoir.

Por primera vez, en esta ambiciosa composición, Renoir transpone la técnica espontánea que experimenta desde 1874 en obras de formato más modesto. Dedicándose aquí en gran escala al estudio de los reflejos luminosos y las sombras coloreadas, busca traducir los efectos de una luz compleja, filtrada por el follaje de las acacias, salpicando manchas redondas sobre los canotiers de las bailarinas, la frente de los bailarín a la izquierda, la chaqueta negra del personaje sentado de espaldas al primer plano: filtrada por la vegetación, el sol, determina zonas de variada intensidad luminosa, en particular sobre los rostros y la ropa. Estos efectos están representados por toques yuxtapuestos, claramente visibles, que unifican el conjunto en una vasta vibración cromática.

Durante su presentación en la tercera exposición del grupo impresionista, en 1877, la crítica refractaria no dejó de mofarse de este lienzo: el del Monitores universales se preguntaba cómo podían evolucionar los bailarines sobre “un suelo como esas nubes moradas que oscurecen el cielo en una tarde de tormenta”. Pero el cuadro, aclamado por Émile Zola, también fue objeto de varias críticas muy favorables, como la de Gustave Geffroy, que escribiría en 1883: «Le Moulin de la Galette es uno de esos resúmenes completos de observación vital y de luminosa ambiente: júbilo del baile, del ruido, del sol, del polvo de una fiesta al aire libre -alboroto de los rostros, desprendimiento de las poses-, ritmo en el que giran y se detienen los vestidos rosas, celestes , azul oscuro, negro -un movimiento de pasión, una sombra que vence, un fuego que corre, placer y cansancio-, todas las pobres heroínas de los romances con rostros finos, manos expresivas, con actitudes ligeras, altísimas, o cansadas, que expresan esperanza, embriaguez, abandono, tedio feroz. »

La exposición del cuadro en 1883 y 1892, en exposiciones Renoir en Durand-Ruel, confirmó su éxito, y cuando llegó al Museo de Luxemburgo en 1896, con todos los lienzos legados al Estado por el pintor Gustave Caillebotte, fue calificado unánimemente como una «obra maestra».

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

20 + uno =