Vitamina C: funciones, fuentes y beneficios

|Estás en: Home » Definición » Vitamina C: funciones, fuentes y beneficios

Ver en PDFimage_printImprimir

La vitamina C o ácido ascórbico es una sustancia soluble en agua, inestable y fácilmente oxidable, cuyos enlaces pueden romperse con oxígeno, bases alcalinas y temperaturas elevadas.

En su estado natural, la vitamina C se encuentra en forma de cristal o polvo, con una tonalidad que va del blanco al amarillo.

El ser humano no es capaz de sintetizar la vitamina C y por tanto debe obtenerla a través de los alimentos.

Vitamina C
Estructura química de la vitamina C

¿Para que sirve?

La vitamina C tiene una serie de funciones y beneficios para el organismo, entre los que destacan:

  • Ayuda a la respuesta inmunológica del cuerpo;
  • Prevención de la gripe y las infecciones;
  • Participa en la producción de colágeno, siendo importante en la cicatrización de heridas, fracturas y en el control del sangrado de encías;
  • Participa en la maduración de los linfocitos;
  • Mantiene la integridad de los vasos sanguíneos;
  • Facilita la absorción de hierro en el intestino;
  • Debido a su capacidad para ceder y recibir electrones, la vitamina C tiene una fuerte acción antioxidante que protege a las células del daño causado por los radicales libres, ayudando a prevenir algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares;
  • Esencial en la formación de noradrenalina;
  • Participa en el crecimiento y remodelación del esqueleto.

Alimentos con vitamina C

Alimentos ricos en vitamina C
Fuentes de vitamina C

La vitamina C se encuentra principalmente en frutas cítricas (naranja, limón, acerola y kiwi) y frutas rojas (fresa, mora, frambuesa, mora y arándano). Algunas frutas exóticas también son fuentes de vitamina C

Otras verduras también son fuentes de vitamina C, como los tomates, las zanahorias, el ajo, los pimientos y la col rizada.

Conocer más sobre:

Hipovitaminosis

La deficiencia de vitamina C en el cuerpo puede causar debilidad muscular, anemia y problemas del sistema inmunológico.

LA la falta de vitamina C también puede causar escorbuto. Los síntomas de la enfermedad son encías doloridas y esponjosas, dientes flojos, vasos sanguíneos frágiles, edema en las articulaciones y anemia.

Estos síntomas se deben a una deficiencia en la hidroxilación del colágeno, lo que da como resultado un tejido conectivo defectuoso.

Debido a que es soluble en agua, el exceso de vitamina C se elimina a través de la orina, por lo que no hay efectos secundarios asociados con la hipervitaminosis.

Lea también:

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

11 − ocho =