Xilema – Tejidos vegetales – Histología vegetal

, |Estás en: Blog Anatomía Xilema – Tejidos vegetales – Histología vegetal

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Las plantas vasculares (pteridofitas, gimnospermas y angiospermas) tienen un sistema conductor compuesto por dos tipos de tejidos: o xilema y el floema. Ambos recorren todo el cuerpo de la planta, formando un sistema continuo de tejidos vasculares. El sistema de conducción de las angiospermas es más complejo desde el punto de vista fisiológico y morfológico, al estar compuesto por diferentes tipos de células con diferentes funciones.

El xilema, también llamado madera, es el principal tejido conductor de agua en las plantas vasculares. Además del agua, este tejido está involucrado en el transporte de nutrientes minerales (savia bruta), sosteniendo y almacenando sustancias. Puede tener un origen primario, formándose a partir del procambium, o un origen secundario, desarrollándose a partir del cambium vascular. Este tejido está formado por tres tipos principales de células: células del parénquima, fibras y células conductoras. Las células del parénquima del xilema son responsables de almacenar sustancias. Pueden disponerse en filas verticales u horizontales. Las fibras pueden ser células vivas o muertas, que realizan tanto el almacenamiento de sustancias como la función de mantenimiento.

Las células conductoras, llamadas elementos traqueales, son de dos tipos: las traqueidas y los elementos vasculares. Ambas células son alargadas y tienen una pared celular secundaria. En la madurez, son células muertas que pierden su protoplasto, el correspondiente a la parte viva de la célula, constituida por el citoplasma, núcleo y membrana plasmática. La diferencia entre estos tipos de células es que los elementos de los vasos tienen perforaciones, que son áreas sin paredes primarias y secundarias, que generalmente ocurren en las paredes de los extremos y forman columnas continuas llamadas vasos. Las traqueidas son células menos especializadas y están presentes en plantas sin semillas y gimnospermas, y las angiospermas tienen elementos vasculares y traqueidas.

Debido a las perforaciones, los elementos del vaso se consideran más eficientes para transportar agua que las traqueidas, ya que el agua fluye con mayor libertad. Algunos elementos del recipiente son anchos, lo que hace que la conducción del agua sea aún más eficiente. Sin embargo, como son un sistema abierto, los elementos del recipiente terminan siendo menos seguros para bloquear las burbujas de aire. Las membranas traqueales, al ser porosas, permiten el paso del agua y bloquean las burbujas de aire. De esta manera, cualquier burbuja de aire que se pueda formar en la tráqueida quedará atrapada en esta celda, limitando las obstrucciones del flujo de agua. Sin embargo, las burbujas de aire formadas en los elementos del recipiente pueden bloquear el flujo de agua en toda su longitud.

Las células del xilema tienen diferentes tipos de engrosamiento en la pared secundaria. Durante el período de crecimiento de la planta, la pared secundaria del xilema se deposita en forma de anillos o espirales, lo que permite que estos elementos se extiendan después de que las células se diferencian. En el xilema tardío y el xilema secundario, la pared secundaria de los elementos traqueales cubre prácticamente toda la pared primaria, excepto las regiones de perforaciones y hoyos, que son interrupciones en la pared celular que permiten la comunicación entre las células. Como resultado, las traqueidas y los elementos del vaso se vuelven rígidos y no se pueden estirar. Después del engrosamiento de la pared secundaria, los elementos traqueales sufren apoptosis o muerte celular programada, que está determinada genéticamente. La apoptosis en estas células elimina totalmente el protoplasto, manteniendo solo las paredes celulares, excepto en las regiones de perforación de los elementos vasculares, lo que las hace aptas para el transporte de agua.

Sección transversal de la raíz de algodón que muestra los elementos de los vasos (flechas). Foto: Mike Rosecope / Shutterstock.com

Referencias bibliográficas:

Appezzato-da-Glória, B. y Carmello-Guerreiro, SM 2006. Plant Anatomy. 2ª ed. Viçosa: Ed. UFV, 438 p.

Cuervo, P .; Evert, RF y Eichhorn, SE 2007. Biología vegetal. 7ª ed. Río de Janeiro: Guanabara Koogan, 830 p.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario