Leishmaniasis cutánea: agente transmisor, síntomas, tratamientos

|Estás en: Home » Definición » Leishmaniasis cutánea: agente transmisor, síntomas, tratamientos

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

LA leishmaniasis cutánea o leishmaniasis cutánea, es una enfermedad que generalmente afecta a los animales, causada por protozoos que son transmitidos por mosquitos y que eventualmente contamina a los humanos. Esta enfermedad afecta la piel y las mucosas provocando úlceras.

Esta enfermedad es causada por alrededor de 12 especies de protozoos diferentes en el continente americano, 7 de las cuales están presentes en Brasil. Las hembras de un grupo de mosquitos llamados flebótomos son el vector de esta enfermedad, es decir, transmiten protozoos a través de la picadura, infectando a personas, animales salvajes y domésticos. Dependiendo de la región del país, el nombre popular de este mosquito puede cambiar, pero se les conoce principalmente como mosquito-paja, armadillo y birigui. Algunos animales silvestres tienen el papel de reservorio en el ciclo de vida de este protozoo, el cual lo mantiene en su cuerpo sin manifestar la enfermedad y cuando el mosquito pica a este animal el insecto se contamina y pica a otros animales transmitiendo y desarrollando la enfermedad en animales que están susceptible al parásito. Marsupiales, roedores, indentados (mamíferos desdentados), murciélagos y cánidos salvajes tienen el papel de reservorios que distribuyen protozoos entre los ambientes, porque aunque no causan contagio promueven la locomoción de un territorio a otro. Por lo general, todo este proceso se lleva a cabo en medio del bosque, pero cuando el hombre deforesta e invade estos espacios sin los cuidados adecuados, termina exponiéndose a este mosquito. También se describen muchos casos en regiones urbanas limítrofes con bosques.

Según el Ministerio de Salud, esta enfermedad afecta a 85 países en 4 continentes. En Brasil, estos protozoos se extienden por casi todo el país, variando de una especie a otra:

  • Leishmania amazonensis: Maranhão, Amazonas, Pará, Rondônia, Tocantins, Bahia, Minas Gerais, São Paulo, Goiás y Paraná.
  • Leishmania guyanensis: Región norte del país, principalmente en bosques que no están inundados.
  • Leishmania braziliensis: que se encuentran en todos los estados de América Latina.

Síntomas

El protozoo en la etapa inicial de la enfermedad forma una placa, que recuerda a una columna vertebral que se convierte en úlceras, como heridas indoloras con bordes prominentes, que dan la impresión de un volcán. Su interior tiene granulaciones. Estas lesiones pueden aparecer en varias partes del cuerpo o en un área localizada. Esta herida no se transmite de persona a persona, la única forma de adquirir la enfermedad es a través de la picadura del mosquito infectado, pues el protozoo solo se encuentra en la fase infecciosa dentro del organismo del insecto. En los vertebrados se encuentra en la fase reproductiva, lo que provoca lesiones. El parásito también puede atacar el revestimiento de la nariz, lengua y garganta, provocando congestión nasal, secreción nasal, sangrado, ronquera, dolor al tragar y tos. El tiempo que tarda la enfermedad en manifestarse tras el contagio es largo, llegando hasta los 2 años, pero suele manifestarse en 2 a 3 meses, con casos de manifestación en 2 semanas.

Diagnóstico

Las pruebas que se realizan para el diagnóstico pueden ser parasitológicas, donde se analiza una muestra al microscopio para identificar el protozoo o inmunológicas, en las que se evalúa si existen anticuerpos para atacar al patógeno.

Tratamiento

El tratamiento es medicación, que se puede administrar en inyecciones intramusculares o intravenosas del compuesto antimoniato de meglumina o anfotericina B en la segunda opción, se debe consultar al médico para la adecuada prescripción del medicamento. Además, el seguimiento del paciente es necesario para evaluar la eficacia del medicamento en la reducción de las úlceras, la enfermedad tiene cura y el tratamiento puede durar de 3 meses a un año. Es fundamental llevar una buena alimentación, descansar y evitar las bebidas alcohólicas, ya que pueden tener interacciones medicamentosas y comprometer el hígado.

Prevención

Para prevenir la enfermedad, se recomienda utilizar repelentes, evitar permanecer en lugares que puedan contener el vector al anochecer y por la noche, ya que estos son los momentos de sus actividades, manteniendo el patio limpio, bajo vigilancia constante para identificar criaderos de mosquitos. larvas.

Referencias:

http://vigilancia.saude.mg.gov.br/index.php/download/manual-de-vigilancia-da-leishmaniose-tegumentar/

https://www.drakeillafreitas.com.br/leishmaniose-cutanea-tegumentar/

https://saude.gov.br/saude-de-az/leishmaniose-tegumentar

AVISO LEGAL: La información proporcionada en esta página solo debe usarse con fines informativos y nunca debe usarse para reemplazar un diagnóstico médico realizado por un profesional calificado. Los autores de este sitio están exentos de cualquier responsabilidad legal que se derive del mal uso de la información aquí publicada.
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

17 − diez =