Sigmund Freud: psicoanálisis, teorías, biografía y obras

Sigmund Freud (1856-1939) fue un médico e investigador austriaco que creó el Psicoanálisis, método utilizado para tratar enfermedades mentales.

Sus teorías cambiaron la forma de ver al ser humano e influyeron en la Medicina, la Educación, las Artes, convirtiéndolo en un gran icono del siglo XX.

¿Eres estudiante, profesor o academia?

DATE DE ALTA EN NUESTRA RED SOCIAL!, Grupos de estudio, apuntes, escribe en tu propio blog, añadir tu academia o dar clases particulares y Aprende!!!.

Abrir un perfil

Quien fue ¿Sigmund Freud?

Sigmund Schlomo Freud nació el 6 de mayo de 1856 en Pribor. En ese momento, la ciudad era parte del Imperio Austro-Húngaro y actualmente se encuentra en la República Checa.

Sus padres, Amalie Nathanson y Jacob Freud, eran comerciantes judíos que se mudaron a Viena cuando él tenía un año.

Sigmund Freud Sigmund Freud en 1926

En la capital del Imperio, en 1873, ingresó a la carrera de Medicina en la Universidad de Viena, convirtiéndose en especialista en Fisiología Nerviosa en 1882.

Perfeccionó sus conocimientos en París, donde estudió con Jean Charcot, un médico dedicado al estudio del tratamiento de la histeria mediante hipnosis.

Se casó con Martha Bernays en 1886 y tuvo seis hijos con ella: Mathilde, Jean-Martin, Olivier, Ernst, Sophie y Anna. Esta última siguió los pasos de su padre y fue una destacada psicoanalista.

Publicó varias obras y en 1908, junto con sus seguidores Karl Abraham, Sandor Ferenczi y Ernest Jones, fundó la “Sociedad Psicoanalítica de Viena”.

En 1938, huyó a Londres con la ayuda de la princesa María Bonaparte (1882-1962), para escapar de la persecución impuesta por el nazismo a los judíos. Cuatro de sus hermanas murieron en campos de concentración.

Freud padecía un cáncer de mandíbula, una enfermedad que le hizo sufrir más de 30 cirugías. Algunos investigadores incluso afirman que murió de una sobredosis de morfina porque tenía mucho dolor.

Murió el 23 de septiembre de 1939 en Londres, dejando un nuevo campo de estudio para la humanidad.

Freud, el padre del psicoanálisis

Sigmund Freud

Freud y su esposa Martha Bernays en Viena

Hasta finales del siglo XIX, los problemas mentales se trataban como enfermedades exclusivamente físicas. Hubo médicos, como el francés Jean-Martin Charcot (1825-1893), que utilizó la hipnosis para curar a sus pacientes.

Sin embargo, descontento con este método, Freud fundó el psicoanálisis en el que utilizó el método de «asociación libre». El médico creía que los desequilibrios psíquicos eran consecuencia de la represión de los sentimientos.

De esta forma, y ​​de forma consciente, el paciente debe exteriorizar sus ansiedades y miedos, mediado, por tanto, por el diálogo entre el paciente y el psicoanalista.

Analizó temas como la histeria, la neurosis, la psicosis, la sexualidad y los deseos sexuales, los sueños y el inconsciente. De hecho, el método fundado por Freud pudo curar a muchas personas.

Al mismo tiempo, Sigmund fue un gran médico e investigador en áreas como la neurología y la psicología. Freud fue considerado uno de los primeros en proponer el uso de la cocaína como analgésico y estimulante para tratar los trastornos mentales.

Las teorías sobre el inconsciente de Freud influyeron en las artes en el siglo XX, dando lugar a estilos artísticos como el surrealismo y el simbolismo.

Teorías de Freud

Sería imposible resumir todas las teorías freudianas en un artículo breve. Sin embargo, destacaremos los más importantes.

Inconsciente

El psicoanálisis consiste en dejar que el paciente hable de sus síntomas y descubrir a sí mismo, a través de las palabras, su curación.

Freud afirmó que además de la conciencia, estaba el inconsciente, aquello que secretamente deseamos, pero que no podemos obtener. De esta forma, acceder al inconsciente sería la clave para solucionar los trastornos mentales. Pero, ¿cómo se accede al inconsciente?

El psicoanalista afirmó que los sueños, lapsus y bromas serían formas de revelar lo que realmente queremos, pero no lo admitimos a nivel consciente. Por tanto, una vez que el individuo tenga la capacidad de vivir conscientemente con sus deseos más íntimos, su neurosis podrá entenderse y curarse.

Infancia

Freud le dio una importancia fundamental a la infancia, porque dijo que las experiencias negativas vividas en este momento podrían convertirse en un trauma en la edad adulta.

Por tanto, estudió cómo la forma de afrontar la energía sexual y la libido durante la infancia marcaría al individuo adulto.

Según la teoría de Freud, el niño atravesaría tres fases de descubrimiento:

  • Oral: cuando el placer siempre vendría por la boca, por la succión.
  • Anal: el niño aprende a controlar los esfínteres y siente satisfacción al hacerlo.
  • Fálico: cuando el niño se da cuenta de que al tocarse los genitales siente placer.

También consideró que el Complejo de Edipo era fundamental para organizar la personalidad del individuo.

Sujeto freudiano

El sujeto freudiano es siempre un sujeto en conflicto y, para explicarlo, Freud dividió la personalidad humana en Id, Ego y Superyó:

  • El Id representa lo más primitivo: el instinto y los impulsos.
  • El Ego es el resultado de la confrontación del Id con el entorno que vive el ser humano.
  • El Superyó actúa como un asesor del Ego al alertarlo sobre lo que es moral y socialmente aceptado.

La lucha entre los tres resultaría en un comportamiento humano en la sociedad.

Formación de Freud

Freud nació el 6 de mayo de 1856 en Moravia, provincia del Imperio austrohúngaro, en el seno de una numerosa familia judía; El padre de Freud, un comerciante de lanas, no era un hombre rico. Pobreza, judaísmo en la sociedad de la monarquía dual a finales del siglo XIX s., tantos obstáculos contra los que Freud tendrá que enfrentarse toda su vida. De entrada, se encuentra en una posición de exclusión, de “desviación”; las dificultades sociales que encontró a lo largo de su carrera como médico confirmaron un destino único que, contra la ideología burguesa y racista, dio origen a uno de los instrumentos más importantes de crítica y “cuidado”: ​​el psicoanálisis. Esta génesis se dio por el rodeo de la medicina: los años 1875-1885 fueron años de estudio para Freud. 

El escenario es a veces inesperado, como el curso de filosofía de Franz Brentano, a veces sorprendente: el laboratorio de Ernst von Brücke, en el Instituto de Fisiología. Fue por esta época cuando faltaban dos descubrimientos científicos: el de las neuronas y el de la cocaína, cuya peligrosa eficacia experimenta. En 1885, se convirtió en Privatdozent en neuropatología y fue a París para estudiar con JM Charcot. Charcot, H. Bernheim en Nancy, Josef Breuer: tres médicos, profesores o amigos, gracias a los cuales Freud entró en contacto con la realidad histérica, es decir, con el lenguaje del cuerpo. El espectáculo de un Charcot provocando y luego anulando síntomas somáticos mediante la sola hipnosis, la práctica de la sugestión empleada por Bernheim y la historia de Anna O., la paciente de Breuer, tratada solo con el habla -la “cura parlante”-, constituyen un conjunto de hechos que iluminan a Freud con una luz irreversible: los trastornos histéricos son de origen sexual, por un lado, y por otro lado ese origen es inconsciente, “olvidado” por el sujeto que los vio. 

La articulación de lo somático y lo psíquico así como la idea del inconsciente encuentran allí su punto de apoyo. En 1886, Freud se casó con Martha Bernays, después de un noviazgo interminable que marcó tanto la capacidad de «pasión» de Freud como su ética rigurosa. Este matrimonio, al crear necesidades económicas nuevas y objetivas, lo obligó a dedicarse de lleno a la práctica médica: tenía que establecerse. En 1895, publicó, con Breuer, el debe ser establecido. En 1895, publicó, con Breuer, el debe ser establecido. En 1895, publicó, con Breuer, elEstudios en Histeria  ; escribe, para enviárselo a su amigo Wilhelm Fliess, el Esquema de una psicología científica . La muerte de su padre (1896) desencadenó en Freud un análisis, hecho sobre sí mismo, de los procesos observados en otros lugares de sus pacientes. Allí experimenta los efectos del inconsciente: retorno de recuerdos olvidados, modificaciones de fijaciones afectivas, transferencia. 

Fue Fliess, el amigo del autoanálisis, quien sirvió de pivote a esta operación de la que surgiría, en 1900, la Ciencia de los sueños , acto fundacional del psicoanálisis: Fliess, a quien Freud escribía constantemente y que es el objeto de una apasionada amistad por su parte, será, en cierto modo, el analista improvisado de Freud. Fue en 1900 que la Ciencia de los Sueñosaparece; pero de 1897 a 1900 se elaboraron los libros que fundaron la práctica analítica y el sistema de sus conceptos: la Psicopatología de la vida cotidiana (1901), La Broma y sus relaciones con el inconsciente (1905) así como los Tres Ensayos sobre la Teoría del sexualidad _ De este período fundacional también data la redacción del caso Dora, el primero de los Cinco Psicoanálisis , una colección de estudios de casos.

El sueño y la histeria: lenguajes del inconsciente

A partir de un corpus de sueños, muchos de los cuales son propios, Freud identifica en La ciencia de los sueños las leyes generales para descifrar los síntomas cuya causa es el inconsciente. También da un modelo figurativo para representar el sistema energético donde el inconsciente juega su papel: el aparato psíquico. Podemos encontrar esquemáticamente, en estas dos caras del gran libro de Freud, dos aspectos igualmente verdaderos de su actividad científica durante este primer período: el principio de la cura analítica, las prácticas de escuchar y leer los síntomas en general se encuentran bajo un Freud practicante; la construcción de un aparato teórico en evolución, que describa de varias maneras sucesivas el sistema del inconsciente, es responsabilidad de un teórico freudiano del psicoanálisis como ciencia.

El sueño, la fijación psicosomática en la histeria, el lapsus, la agudeza, el acto fallido, siempre acertado respecto del inconsciente, son tantos síntomas que marcan a través del lenguaje consciente y deliberado de la razón la presencia y la eficacia de un lenguaje que es su reverso y que tiene su propio funcionamiento. El principio del sueño reside en la realización de un deseo. Así, en el primer sueño de La ciencia de los sueños(«la inyección dada a Irma»), el deseo de Freud se revela a través del texto del sueño: limpiarse como médico y, más allá de eso, evadir las responsabilidades del psicoanálisis, que no trata el cuerpo según la directa intervención de la medicina clásica. 

El sueño, dice Freud, es un acertijo; presenta escenas, figuras, que son como jeroglíficos o pictogramas: polisémicos, que requieren ser descompuestos en secuencias para ser legibles. Los mecanismos operativos de este lenguaje específico son, por un lado , la condensación y el desplazamiento,leyes del lenguaje que Lacan mostrará más adelante son las leyes de todo lenguaje; por otro lado, la consideración de la figurabilidad y la elaboración secundaria, proceso de vinculación que constituye la narración aparentemente continua del sueño. La condensación construye “personas colectivas”: así, Irma es también la esposa de Freud, una amiga, una institutriz, etc. ; el desplazamiento pone a una persona oa un detalle en el lugar de otro, hace, en el texto del sueño, cojear al Dr. M. en el lugar del hermano de Freud. 

Ambos mecanismos se explican por sobredeterminación:los efectos del inconsciente no surgen de una sola causa, sino de la superposición de varias redes de causalidad. Del mismo modo, en el caso de la histeria, es la superposición de dos deseos antagónicos lo que produce el síntoma. Para dar cuenta de este funcionamiento complejo y sin precedentes, Freud necesita un modelo de inteligibilidad: el aparato psíquico.

El aparato psíquico, construido sobre el modelo de un aparato óptico según el esquema del arco reflejo, presenta la idea, permanente en el pensamiento de Freud, de un lugar psíquico: “la psique se extiende  ”. En este espacio se despliega un escenario que luego será extendido por Freud a la historia de toda la humanidad: inscripción de las huellas de la memoria, borrado de estas huellas -esto es represión- , luego reaparición de la inscripción en la memoria. de los reprimidos). Tres sistemas comparten este espacio de inscripción: los sistemas consciente, preconsciente e inconsciente. En 1920, Freud reelaborará este primer tema sin por ello renunciar a él: aparecen entonces las tres nociones que son el ello.– reservorio de pulsiones-, el superyó – instancia de censura y prohibición-, el yo, mecanismo de equilibrio y de toma en cuenta de las diversas presiones ejercidas sobre el psiquismo. Dos textos de Freud marcan, entre otras cosas, estas dos concepciones complementarias: Metapsicología (artículos de 1915), característica del primer tema; the Me and the It (1923), con un título significativo, para el segundo tema.

El universo analítico

Fue en 1908 cuando se fundó la Sociedad Psicoanalítica de Viena; pero, incluso antes de esta fecha, la institución analítica se fue constituyendo gradualmente en torno a Freud. A partir de 1902, la «Sociedad Psicológica de los Miércoles» agrupada en torno al maestro de los discípulos que constituían la escuela de Freud: O. Rank, W. Stekel y algunos otros médicos formaron el primer grupo analítico. En 1907, Jung fundó la Sociedad Freud en Zúrich: fue una victoria para Freud, porque Jung, hijo de un pastor, psiquiatra suizo, hizo, según el propio Freud, que el psicoanálisis saliera de sus límites vieneses y judíos. En 1910 se fundó la Asociación Psicoanalítica Internacional. Sin embargo, a medida que la institución analítica se constituye y se extiende, se producen rupturas, escisiones entre Freud y los más cercanos a sus discípulos. De 1911 a 1913, Freud se separa sucesivamente de Adler, Stekel y especialmente de Jung; una segunda ola de ruptura vio alejarse primero a Rank, luego al más querido de los parientes de Freud, Sándor Ferenczi (en 1924, luego en 1929). Este proceso continúa después de la muerte de Freud: la institución analítica procede por escisiones indefinidas.

A través de estos choques, la técnica del tratamiento psicoanalítico se vuelve más clara; su inserción entre las prácticas terapéuticas de la medicina occidental se convierte en un hecho de vida. El tratamiento analítico tiene lugar en un tiempo y espacio determinados, fuera de las condiciones sociales de la vida cotidiana; a intervalos regulares, el analizando -el que ha entrado en el proceso de la cura- llega a un lugar donde el analista lo escucha; está acostado en un diván, el analista suele estar junto a su cama, detrás de él. La cura comienza con una convención específica, que Freud llama la regla fundamental:el analizando debe decir todo, no ocultar nada de sus asociaciones. «Hemos llamado psicoanálisis al trabajo por el cual traemos a la conciencia del paciente lo psíquico reprimido en él», escribió Freud en 1918. Este trabajo se realiza en la relación que une a los dos sujetos implicados en un psicoanálisis: el analizando, el que habla, el que “pide” –término que engloba todo lo que un hombre puede pedir genéricamente a otro– y el analista, que sostiene ese pedido, sin por ello responder; esta relación se llama transferencia. Sobre este soporte que es la transferencia, se produce la regresión ., retorno al presente de formas desfasadas en la existencia actual del paciente; así se construye el pasado olvidado. El principio terapéutico del tratamiento analítico, aquel por el cual el psíquico reprimido vuelve a la conciencia, se basa en la distinción entre la repetición de los hechos que están en el origen de los trastornos actuales, y la memoria .del pasado ; la repetición tiene lugar en el síntoma, presencia del pasado reprimido, “olvido” que se manifiesta por una ruptura de la vida; cuando la memoria recoloca el hecho traumático, el síntoma desaparece, el presente se libera del pasado. Esta actualización de lo reprimido se juega en la relación transferencial, cuya resolución marca el final convencional del tratamiento. Proceso terapéutico, la cura requiere ser monetizada: la práctica del pago constituye un poderoso resorte para hacer avanzar el desenvolvimiento del psicoanálisis.

Antropología freudiana

Fue en 1912 cuando Freud escribió el primero de sus trabajos antropológicos, Tótem y tabú , en el que se comprometió, utilizando datos etnológicos, a rastrear la historia de los orígenes. Este enfoque se deriva lógicamente de la teoría freudiana anterior: de hecho, para dar cuenta de la estructura individual, todo el pasado de la humanidad debe haber heredado una estructura colectiva análoga. Analogía: este es el enfoque que permite a Freud construir en paralelo la historia presente del niño y la historia pasada del hombre. Toda una serie de libros cuentan esta historia: The Future of an Illusion (1927), Malay in Civilization (1930) – también traducido bajo el títuloMalestar en la cultura  : ¿por qué la guerra? (1932) y especialmente Moisés y el monoteísmo , publicado en 1939, cuando Freud se vio obligado a dejar Austria para Londres, expulsado por el antisemitismo nazi. La historia de la humanidad comienza con un asesinato, el del padre de la horda primitiva, asesinado y devorado por los hijos, celosos de su poder; reprimida, la memoria del asesinato reaparece en el sacrificio totémico por una parte, y en las prohibiciones por otra. 

El tótem, animal sacrificado, representa al padre, nuevamente muerto en la conmemoración ritual; las prohibiciones regulan las relaciones sexuales, cuyo monopolio antes pertenecía al padre-rey. Esta historia está en el origen de los procesos colectivos e individuales. Colectivos:en la religión, que asume mediante sacrificios una culpa persistente; en la obra de arte, que, a través de la sublimación, transforma el conflicto; y, en general, en todos los saberes y saberes. Individuos:la historia de un acontecimiento primitivo, reprimido durante el período de latencia, reaparece en la pubertad en forma de neurosis. 

Pero incluso antes, la estructura del complejo de Edipo reproduce el escenario inicial: el hijo del sexo masculino se une al progenitor del sexo opuesto, la madre, poseída a sus ojos por el padre todopoderoso. La historia de Edipo, asesino de su padre y esposo de su madre, sirve de matriz repetitiva: “Todo ser humano ve impuesta la tarea de dominar el complejo de Edipo”, dice Freud. El mito de Edipo y la historia del asesinato del padre contribuyen a dar un acento trágico a la antropología freudiana. El mismo Freud considera que la humanidad ha sufrido en su historia tres heridas narcisistas, los tres disminuyen la autonomía y el poder de las ilusiones del hombre. Copérnico y Darwin ilustran los dos primeros. El nombre de Freud queda ligado al psicoanálisis, que es el tercero.

Las principales obras de S. Freud.

1887–1902 Desde los inicios del psicoanálisis (el nacimiento del psicoanálisiscartas a Wilhelm Fliess, notas y planos)
1895 ConJose Breuer : Estudios sobre la histeria(estudios de histeria)
1900 La interpretación de los sueños(La ciencia de los sueños o la interpretación de los sueños)
1901 Sobre la psicopatología de la vida cotidiana(Psicopatología de la vida cotidiana.)
1905 Fragmento de un análisis de la histeria(Fragmento de un análisis de la histeria: Dora)
Tres tratados de teoría sexual(Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad)
El chiste y su relación con el inconsciente(El chiste y su relación con el inconsciente)
1907 Locura y sueños en Gradiva de W. Jensen (Delirio y sueños en Gradiva de Jensen)
1909 Análisis de la fobia de un niño de cinco años(Análisis de una fobia de un niño de cinco años: el pequeño Hans)
Comentarios sobre un caso de neurosis obsesiva (Comentarios sobre un caso de neurosis obsesiva: el hombre rata)
Sobre el psicoanálisis(Cinco lecciones sobre psicoanálisis)
1910 Un recuerdo de infancia de Leonardo da Vinci(Un recuerdo de infancia de Leonardo da Vinci)
1911 Observaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia descrito autobiográficamente(Comentarios psicoanalíticos sobre la autobiografía de un caso de paranoia: el presidente Schreber)
1912 tótem y tabú(Tótem y tabú)
1915 instintos y destinos instintos(Los impulsos y sus destinos)
Historias contemporáneas sobre la guerra y la muerte(Consideraciones actuales sobre la guerra y la muerte)
1916–1917 Conferencias introductorias al psicoanálisis(Introducción al psicoanálisis)
1917 tristeza y melancolía(Luto y melancolía)
1918 De la historia de una neurosis infantil(Extracto de la historia de una neurosis infantil: el hombre lobo)
1920 Más allá del principio del placer (Más allá del principio del placer)
1921 Psicología de masas y análisis del ego(Psicología colectiva y análisis del yo)
1923 El yo y el eso(bajo el títuloel yo y el yo)
1924 El problema económico del masoquismo(El problema económico del masoquismo.)
1925 autorretrato(Mi vida y el psicoanálisis)
1926 Inhibición, Síntoma y Ansiedad(Inhibición, síntoma y ansiedad)
1927 El futuro de una ilusión(El futuro de una ilusión)
1930 El malestar en la cultura(Malestar de la civilización)
1938 Esquema del psicoanálisis(resumen de psicoanalisis)
1939 El hombre Moisés y la religión monoteísta(Moisés y el monoteísmo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *