Indicadores químicos sintéticos – Química

|Estás en: Home » Definición » Indicadores químicos sintéticos – Química

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Hay sustancias en nuestra vida diaria que tienen un sabor amargo, como el jugo de limón y el vinagre, así como las que tienen un sabor astringente, como los plátanos, los caquis verdes y la leche de magnesia. Estos tipos de sabores identifican dos grupos importantes de sustancias: ácidos y bases.

Sin embargo, probar cualquier sustancia para identificarla y detener un resultado concreto no es conveniente, volviéndose, en la mayoría de los casos, peligroso. Fue entonces cuando los químicos del pasado se dieron cuenta de que las sustancias de sabor amargo, los ácidos, cuando se mezclaban con jugo de uva o mora, tenían un color rojizo. Ya con las sustancias de sabor astringentes, las bases, se volvieron azuladas cuando se mezclaron con tales jugos. Este hecho se debe a la presencia de indicadores naturales presentes en el jugo de uva y mora.

Los indicadores sintéticos son ácidos o bases débiles con equilibrio químico fácilmente desplazable, que tienen la propiedad de cambiar de color en diferentes regiones de pH, teniendo una coloración A en medio ácido y una coloración B en medio básico. Estas sustancias se utilizan para indicar la acidez o basicidad de soluciones acuosas.

El color que presentan todos los tipos de indicadores está directamente relacionado con las diferencias estructurales en los pares conjugados ácido-base en solución, cambiando de color en función de cambios en su estructura química.

Con el tiempo, se han propuesto varias teorías para definir ácidos y bases. Entre ellos, Arrhenius (Tito y Canto, 2002, p.103) describe: “el ion H + es responsable del sabor amargo de los ácidos y de su acción sobre los indicadores. Asimismo, el ion OH- es responsable del sabor astringente de las bases y de su acción sobre los indicadores ”. El mismo científico, en estudios posteriores, encontró que las bases atacaban la piel, haciéndola resbaladiza, con apariencia jabonosa. Los ácidos, a su vez, lo deshidrataron, dejándolo seco y seco. Esto puede explicarse por reacciones químicas entre ácidos y bases con sustancias presentes en la propia piel.

Al mismo tiempo, se encontró que una gran cantidad de compuestos no encajaban en ninguno de estos grupos, tales como cloruro de sodio, sacarosa, éter, acetona y etanol; estas sustancias se estudian por separado de los ácidos y las bases.

Como hemos visto, tanto los ácidos como las bases tienen la propiedad de cambiar el color de un indicador. En su definición ya se menciona el hecho de que presentan una coloración en medio ácido y otra en medio básico. La mayoría de los indicadores utilizados en el laboratorio son sintéticos, siendo la fenolftaleína el más común de ellos; incoloro en un medio ácido y rosa en un medio básico. El color rojo intenso indica un pH superior a 10, debido a su desprotonación, dando lugar a la forma básica conjugada en la estructura química de la sustancia analizada. También hay un amplio uso de otros indicadores, como por ejemplo, naranja de metilo, azul de bromofenol, rojo de timoftaleína, rojo de fenol, púrpura de crisol de metal, entre otros.

Referencias:
PERUZZO, Francisco Miraguaia (Tito); CANTO, Eduardo Leite; Química: acercamiento a la vida cotidiana, Ed. Moderna, São Paulo, SP – 2002.
SARDELLA, Antonio; MATTHEW, Edegar; Curso de Química: química general, Ed. Ática, São Paulo / SP – 1995.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario