Peces ornamentales: qué son, especies principales, acuario.

|Estás en: Home » Definición » Peces ornamentales: qué son, especies principales, acuario.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Lagos artificiales, acuarios domésticos y públicos albergan peces de diferentes colores, formas y, la mayoría de las veces, exóticos, a los que se les conoce como pez ornamental.

Acuarismo

La cría de peces en acuarios, tanques o incluso lagos artificiales es una práctica ancestral: la evidencia arqueológica indica que los sumerios, una de las primeras civilizaciones del mundo, practicaron esta afición en el año 4.500 a.C., así como los egipcios, quienes consideraron a estos animales. sagrado. Los chinos también tienen una tradición en el cultivo de peces ornamentales, más específicamente carpas, desde la dinastía T’ang, entre 619-917 d.C. Sin embargo, no fue hasta 1548 que la cría de peces se convirtió en un pasatiempo popular, comenzando con el mantenimiento doméstico de la carpa común. Cyprinus carpio.

Carpa común (Cyprinus carpio). Foto: Rostislav Stefanek / Shutterstock.com

El siguiente período estuvo marcado por la apertura de acuarios públicos y la intensificación del comercio ornamental. Sin embargo, la expansión de esta industria tuvo lugar entre las décadas de 1920 y 1930, cuando diferentes especies como el carismático pez dorado (Carassius auratus), comenzó a exportarse desde el sur de Asia a otros países del mundo. También se mejoraron las instalaciones de mantenimiento de animales (acuarios, tanques) y se comenzó a fabricar con vidrio flexible, materiales acrílicos y sintéticos, facilitando el manejo y potenciando el sentido estético de la actividad. Actualmente, el comercio de peces ornamentales es una industria millonaria, que mueve alrededor de 44 millones de dólares al año, y algunas especies pueden valer hasta 400.000 dólares, como la arowana dorada, el pez ornamental más caro del mundo.

Golden Arowana (Scleropages formosus). Foto: Arunee Rodloy / Shutterstock.com

Características de los peces ornamentales.

Se estima que entre 15 y 36 millones de peces marinos se venden anualmente para uso ornamental en acuarios, estanques y lagos artificiales. En general, los peces ornamentales tienen una morfología peculiar, y destacan por la forma y el color de su cuerpo. Especies como el pez payaso Amphiprion percula y el platy Xiphophorus maculatus, son solo algunos ejemplos de la variedad de formas y colores disponibles para la compra por parte de los aficionados. Estas características también influyen en el valor comercial de una especie, así como en el sexo y el tamaño. Machos de la especie Gomphosus varius, por ejemplo, llegan a valer el doble que las mujeres, debido a su rareza. Otro ejemplo es el pez cerdo payaso. Ballistoides conspicillum: Los individuos pequeños cuestan aproximadamente el doble del precio de los peces más grandes. En el mercado ornamental, la rareza es uno de los principales factores que influyen en el valor de las especies: cuanto más rara es la especie, mayor es su precio. Esto se refleja, por ejemplo, en el valor de compra de peces asociados a arrecifes profundos (ubicados a más de 30 metros de profundidad) como el pez mariposa hawaiano. chaetodon tinkeri, que se vende a $ 1,000 el par.

Pez mariposa hawaiano (Chaetodon tinkeri). Foto: Pavaphon Supanantananont / Shutterstock.com

Impactos de la cría de peces

Aunque la industria ornamental es responsable de la facturación de millones de dólares al año, este pasatiempo aparentemente inofensivo también puede tener impactos ambientales adversos. El comercio de peces y otros animales ornamentales como corales y esponjas es uno de los principales vectores de introducción de especies exóticas al medio ambiente. Además del riesgo de liberación accidental asociado con el transporte de estas especies entre diferentes regiones, la liberación o disposición intencional realizada incorrectamente en la naturaleza, como la liberación de especímenes ornamentales en playas, ríos, lagos, etc., representa una amenaza para las especies nativas y el ecosistema en el que viven. Esto ocurre cuando la especie liberada es exótica (es decir, no es original del sistema en el que fue liberada), y logra adaptarse y establecerse en el nuevo sistema, provocando impactos en especies nativas de la región, ya sea a través de interacciones competitivas, depredadoras, entre otras. Este proceso se denomina bioinvasión y es el segundo más responsable de la pérdida de biodiversidad en todo el mundo.

Referencias:

Dominic, DA Biodiversidad y supervivencia de peces ornamentales autóctonos de los sistemas fluviales Keecheri Puzhakkal de Kerala Etroplus maculatus. Tesis doctoral. 2016. Disponible en: https://shodhganga.inflibnet.ac.in/handle/10603/79199

Sadovy, YJ; Vincent, AC Asuntos ecológicos y comercio de peces vivos de arrecife. En: Lieske E. y Meyers, R. [eds], Peces de arrecife de coral: dinámica y diversidad en un ecosistema complejo, p. 391-420. 2002.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

12 + 20 =