Suelo: formación, composición, horizontes y tipos de suelo.

|Estás en: Home » Definición » Suelo: formación, composición, horizontes y tipos de suelo.

Ver en PDFimage_printImprimir

El suelo es la capa superior de la superficie terrestre, compuesta de materia orgánica e inorgánica. Está formado por la rotura de las rocas que componen el manto terrestre junto con el agua, el clima, el relieve y la acción de los seres vivos.

Formación y composición del suelo

El suelo está formado principalmente por la descomposición de la roca madre. Es decir, las rocas que componen el manto terrestre liberan partículas y estas partículas interactúan con el clima, sufren la acción del clima (sol, lluvia, viento, etc.).

La conjunción de estos elementos también interactúa con elementos orgánicos, relacionados con los seres vivos existentes en el medio.

Así, el suelo está compuesto por elementos orgánicos resultantes de la descomposición de restos animales y vegetales, llamados humus e inorgánicos como las partes desprendidas de las rocas.

Horizontes terrestres

Los horizontes son las capas del suelo y representan las diferentes partes que componen el suelo. De perfil, de arriba abajo, estos horizontes se conocen como:

  • Horizonte O – Es la parte superior del suelo, compuesta, en general, por materia orgánica.
  • Horizonte A – Justo debajo del horizonte O, tiene una alta concentración de materia orgánica (humus) y una porción de materia inorgánica.
  • Horizonte B – Es la parte donde se acumula el material infiltrado en el suelo.
  • Horizonte C – Representa los fragmentos desprendidos de la roca madre.
  • Horizonte R – Roca madre.

Tipos de suelo

Los diferentes tipos de suelo se clasifican según su composición. Los principales son:

  • Caliza: suelo pedregoso compuesto por aproximadamente un 30% de calcio en su formación, pobre, por falta de nutrientes y materia orgánica y muy permeable.
  • Arenoso: también llamado suelo ligero, debido a la baja concentración de agua en su composición. El suelo arenoso tiene poca materia orgánica, siendo muy común en zonas áridas y semiáridas.
  • Arcilloso: suelo compuesto por más de un 30% de arcilla en su composición. El suelo arcilloso es impermeable, sus minúsculos granos facilitan su compactación, evitando la entrada de agua y aire. A pesar de ser un suelo rico en materia orgánica, el suelo arcilloso puede resultar difícil de cultivar debido a la escasa presencia de aire, siendo un obstáculo para el desarrollo de las raíces de las plantas.
  • De humus: el suelo húmedo o húmedo es un suelo muy fértil, compuesto de hasta un 70% de materia orgánica (humus). Este material es el resultado de la unión de las partículas liberadas de las rocas madre con la acción del clima y la intensa actividad de agentes descomponedores como las lombrices de tierra.

Complementa tu búsqueda:

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

cinco × 1 =