El ladrón de bicicletas Ladri di biciclette

, |Estás en: Blog Artes El ladrón de bicicletas Ladri di biciclette

Ver en PDFimage_printImprimir

Ladri di biciclette

Drama social de Vittorio De Sica, con Lamberto Maggiorani (Antonio Ricci), Enzo Staiola (Bruno Ricci), Lianella Carell (Maria Ricci), Elena Altieri (la Santona), Nando Bruno (Baiocco), Vittorio Antonucci (el ladrón).

  • Guión: Cesare Zavattini, con Oreste Biancoli, Suso Cecchi d’Amico, Vittorio De Sica, Adolfo Franci, Gherardo Gherardi, Gerardo Guerrieri, basada en la novela de Luigi Bartolini
  • Fotografía: Carlo Montuori
  • Decoración: Antonino Traverso
  • Música : Alessandro Cicognini
  • Ensamblaje: Eraldo Da Roma
  • Producción: V. De Sica
  • País : Italia
  • Fecha de lanzamiento : 1948
  • Su : en blanco y negro
  • Duración : 1 h 25
  • Premio : Oscar a la mejor película extranjera 1949

Abstracto

Antonio Ricci, un trabajador de cuarenta años, vive en las afueras de Roma. Desempleado durante dos años, le ofrecieron un trabajo como planeador de carteles, con la condición de que proporcionara su propia bicicleta. Estando en la casa de empeño, su esposa María alquila su único par de sábanas para recuperarlo. Pero el mismo día que toma su trabajo, su bicicleta es robada por un joven. Antonio lo persigue en vano, presenta una denuncia a la policía, que le aconseja que encuentre al ladrón él mismo. Baiocco, un recolector de basura de sus amigos, le sugiere que vaya a los mercadillos. Antonio va allí con su hijo Bruno de diez años. Termina viendo a su ladrón conversando con un mendigo. El ladrón huye. Antonio persigue al mendigo hasta una iglesia donde tiene lugar la “misa de los pobres”, luego lo pierde de vista. Después de toda una serie de aventuras, trágicas o cómicas, Antonio encuentra al ladrón. Él la llama, furioso. Se forma una multitud y la multitud se pone del lado del ladrón. Finalmente, desesperado, Antonio intenta robar él mismo una bicicleta y lo atrapan.

Observación

La película de los «perdedores»

En 1948, el ladrón de bicicletas representa como la quintaesencia del “neorrealismo” luego en todo su esplendor, después de Roma, ciudad abierta y Païsa de Rossellini. Filmado en la calle, con actores no profesionales (el papel de Antonio lo interpreta un trabajador, mientras que un productor estadounidense había propuesto a Cary Grant), durante mucho tiempo se ha considerado una especie de reportaje sobre la posguerra italiana, un semidocumental. , los comunistas reprochándole no ofrecer una solución al desempleo, otros por mostrar una cara demasiado negra de la sociedad italiana. Años más tarde, lo vemos de manera bastante diferente. Somos más sensibles al escenario de Cesare Zavattini, magistralmente construido, con sus constantes giros y vueltas, sus coincidencias teatrales, jugando con lo cómico, hasta lo grotesco o lo patético. Esto es lo que le da su dimensión fantástica, casi surrealista (el episodio de la iglesia o el burdel del barrio) y melodramática.

Es la historia de un hombre perseguido por el destino, que se hunde inexorablemente en una pesadilla sin fin, bajo la mirada de un niño que es como su conciencia. El ladrón de bicicletas, es la película de las víctimas, de los vencidos, de los «perdedores», como decimos hoy, aplastados por reglas del juego que se les escapan, que no están hechas para ellos, condenados a la soledad, al fracaso, a la impotencia. Es bonito. Es desgarrador.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario