Barry Lyndon Barry Lyndon –

, |Estás en: Home » Artes » Barry Lyndon Barry Lyndon –

Ver en PDFimage_printImprimir

Barry Lyndon

Drama histórico de Stanley Kubrick, protagonizado por Ryan O’Neal (Barry Lyndon), Marisa Berenson (Lady Lyndon), Patrick Magee (el Caballero), Hardy Krüger (Capitán Potzdorf), Leon Vitali (Lord Bullingdon), Mary Kean (la madre de Barry), Frank Middlemass (Sir Charles Lyndon), Gay Hamilton (Nora).

  • Guión: Stanley Kubrick, basado en la novela de William Thackeray
  • Fotografía: John alcott
  • Decoración: Ken adam
  • Disfraces: Ulla Britt Soderlund, Milena Caronero
  • Música : Bach, Handel, Mozart, Paisiello, Schubert, Vivaldi, Federico el Grande y música tradicional irlandesa (adaptación de Leonard Rosenman)
  • Ensamblaje: Tony Lawson
  • Producción: Halcón peregrino
  • País : Gran Bretaña
  • Fecha de lanzamiento : 1975
  • Su : colores
  • Duración : 3:05

Abstracto

En Irlanda, xviiimi siglo, el joven Barry se enamora de su prima Nora, que prefiere un rival al que mata en duelo. Obligado a huir, se alistó en el ejército inglés y participó en el continente en la Guerra de los Siete Años. Desertor, fue reclutado por los prusianos de Federico II y luego encargado de vigilar al Chevalier de Balibari, un espía austriaco de origen irlandés. Los dos hombres simpatizan y se entregan a juegos y duelos mientras Barry seduce a la condesa de Lyndon. Tras la muerte de su antiguo marido, Barry se casa con la joven y recibe permiso para llamarse Barry Lyndon. Descuida a su esposa, pero se apega a su hijo, Bryan, e incurre en el odio del primer hijo de la condesa, Lord Bullingdon. Con la muerte accidental de Bryan comienza la caída de Barry: habiéndose hundido en el alcoholismo, es expulsado de Inglaterra.

Observación

Una soberbia y soberbia sofisticación

La película llama primero por su esplendor plástico: el tratamiento pictórico de la iluminación y los colores, obtenido gracias a un rodaje interior sólo a la luz de las velas, evoca las atmósferas de claroscuro de un Georges de La Tour; esta suntuosidad, también visible en el refinamiento de los decorados y la elegancia del vestuario, contrasta con la sobriedad visual de las películas anteriores de Kubrick, y pudimos ver en ella el deseo de restaurar la magnificencia artística de Europa en el Siglo de las Luces. Este esteticismo conduce a una cierta frialdad altiva, y la división en largas secuencias implica una cierta estática. Pero esta sofisticación eleva la película muy por encima del simple espectáculo romántico, incluso picaresco, y la convierte en una obra cuya nobleza y belleza reflejan la habitual ambición y perfeccionismo del director.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario