oferta –

|Estás en: Blog Curiosidades oferta – LAROUSE

Ver en PDFimage_printImprimir

Cantidad de un bien o servicio que se puede vender en el mercado a un precio determinado.

ECONOMÍA

La oferta y la demanda son los componentes centrales del análisis de los mecanismos económicos. De hecho, ya sea que llevemos a cabo un análisis microeconómico o macroeconómico, ya sea que reivindiquemos el liberalismo o el keynesianismo, ya sea que nos ubiquemos en una economía de mercado descentralizada o en una economía centralmente planificada, no podemos evitar interpretar la economía a través de la oferta y la demanda. Esto se explica por el hecho de que la economía está necesariamente asociada al mercado y que un mercado se define como un espacio donde se confrontan la oferta y la demanda. Sin embargo, el análisis de la oferta y la demanda difieren en los roles que se les asignan respectivamente. Para simplificar, el análisis clásico, que reduciremos aquí a la ley de Say, hace de la oferta el factor determinante del nivel de producción. El análisis de Keynes, partiendo de una crítica a la ley de Say, invierte la causalidad al hacer de la demanda, calificada como efectiva, el factor determinante del nivel de empleo.

Precios, ofertas y pedidos

El mecanismo que conecta la oferta y la demanda a través de un precio de equilibrio se puede rastrear utilizando un ejemplo renovado del famoso escenario del subastador desarrollado por Léon Walras en 1877.

Supongamos que queremos establecer el precio de una mercancía bien especificada; Supongamos también que cada comerciante, comprador o vendedor, está conectado a una computadora central a través de una terminal. Cuando se abre el mercado, aparece un precio en la pantalla, al azar; cada uno reacciona tecleando las cantidades de bienes que se propone comprar o vender a este precio; el ordenador centraliza la información, calcula la posible diferencia entre oferta y demanda y muestra, de acuerdo con su programa, un precio inferior al precio inicial si esta diferencia es positiva, o un precio superior en caso contrario. La operación se repite hasta que se alcanza el precio de equilibrio para el cual la oferta y la demanda son iguales; el intercambio se realiza entonces a satisfacción general, ya que cada uno puede encontrar efectivamente en el mercado la cantidad que desea comprar o vender a este precio.

Ofertas, demandas y nivel de empleo

Una vez que hemos mostrado el mecanismo que hizo que la oferta y la demanda se ajustaran al establecer un precio de equilibrio, queda por determinar cuál será el nivel de empleo correspondiente. Para los clásicos, este nivel es por definición el del pleno empleo de los recursos, pero para los keynesianos nada es menos cierto.

La supremacía de la oferta

Se expresa de manera bastante simple por la ley de Say: “La oferta crea su propia demanda. Según la famosa afirmación atribuida por Keynes a J.-B. Say -quien afirmaba por su parte que «los productos se intercambian por productos»-, es por tanto el nivel de producción el que determinará el nivel de ‘uso’. Esta afirmación se justifica por el papel de distribuidor de cualquier producción. De hecho, toda producción requiere el uso de factores de producción. Estos factores corresponden a las distribuciones del ingreso. El factor trabajo es directamente una renta distribuida y por tanto una demanda por parte de los trabajadores. El capital (máquinas, materias primas, etc.) es una demanda de bienes de producción. Pero estos bienes de producción se fabrican a su vez utilizando factores de producción. Así, cada compra de bienes productivos da lugar a la distribución de una renta y, por tanto, a una demanda. En resumen, una oferta de un bien es una demanda de otros bienes. Tenga en cuenta que este razonamiento es válido con la única condición de que el dinero sea solo un intermediario y un instrumento de medición en los intercambios.

La supremacía de la demanda

Frente a la percepción clásica se encuentra el análisis de Keynes. Para él, el dinero se busca por sí mismo y asume una tercera función, la de ser un instrumento de reserva. En este caso, la ley de Say ya no funciona. Así, Keynes reemplazará la demanda en el centro de la determinación del nivel de empleo al avanzar en el concepto de «demanda efectiva». El nivel de empleo depende de los planes de producción de los empresarios. Sin embargo, estos planes de producción se determinan en función de las expectativas de los productores sobre la demanda que se les dirigirá. La lógica es entonces la siguiente: los empresarios anticipan la demanda de bienes de consumo y bienes de producción; establecen sus planes de producción en consecuencia; el nivel de empleo dependerá de estos planes de producción. Vemos aquí que es la demanda anticipada o demanda eficaz que regula el nivel de empleo. Lo importante no es la oferta, sino las expectativas de la demanda, y, como la economía se caracteriza por un entorno incierto, nada pronostica que ese nivel será el de pleno empleo. Es por eso que la teoría keynesiana se llama «intervencionista»: aboga por la intervención estatal para restablecer el equilibrio.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario