Meristemas – Botánica y Biología

|Estás en: Home » Definición » Meristemas – Botánica y Biología

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

meristemos son tejidos que contienen células embrionarias capaces de dividirse incluso después de que se haya completado la embriogénesis. Durante la germinación, los meristemos existentes en el embrión originan todos los demás tejidos que compondrán la planta adulta. Los tejidos meristemáticos también son importantes en situaciones de heridas, ya que formarán tejidos de cicatrización, intensificando su actividad metabólica y de división.

Los meristemos apicales se ubican en el ápice del tallo y las raíces (Figura 1). Estos tejidos son los principales responsables del crecimiento en longitud de la planta. En el embrión, los meristemos apicales surgen entre los dos cotiledones en las plantas eudicotiledóneas. Por definición, los cotiledones son las primeras hojas de un embrión, que pueden tener una función de reserva o ser fotosintéticas. En las plantas monocotiledóneas, que tienen un solo cotiledón, este tejido se encuentra en un lado del cotiledón.

Debido a la importancia del papel que desempeñan, los meristemos apicales quedan protegidos. En las raíces, el meristemo está protegido por una estructura formada por un conjunto de células en forma de casquete llamado capuchón, que también ayuda a la raíz a penetrar en el suelo (Figura 1A). A medida que la capa se adentra más en el suelo, sus células periféricas se desprenden, pero el meristema apical agrega nuevas células. Aunque no tienen una estructura especializada como el sombrero, el meristema apical del tallo tiene hojas jóvenes ubicadas a su alrededor que se pliegan sobre él, brindándole protección (Figura 1B). El meristemo apical del tallo es estructuralmente más complejo que el meristemo de la raíz. En el tallo, el meristemo, además de ser el responsable del crecimiento en altura de la planta, también produce los primordios foliares, que se desarrollarán en las hojas (Figura 1B).

Según la actividad que realizan y su origen, los meristemos se clasifican en primarios y secundarios. Los meristemas primarios son los responsables del crecimiento primario de la planta, cubriendo principalmente el aumento de extensión y la formación de ramas, hojas y flores. Este tejido puede ser de tres tipos: el protodermo, que da origen a la epidermis; el meristema fundamental, que origina los tejidos de sostén y relleno; y el procambium, que da origen a los tejidos que conducen la savia. El meristema secundario está relacionado con el aumento de diámetro del tallo y la raíz, estando formado por dos tejidos: el felógeno (también llamado corteza cámbium), que forma los tejidos situados en la parte más externa del tallo, y el cámbium vascular. que dará origen a los tejidos que conducen la savia.

Una de las principales diferencias entre plantas y animales es la presencia de meristemos, un tejido que continuamente agrega células en las plantas. En general, los animales forman temprano todos sus órganos y dejan de crecer cuando alcanzan la madurez. En contraste, las plantas continúan creciendo durante toda su vida. Este crecimiento aparentemente ilimitado de los meristemas apicales se denomina indeterminado.

Figura 1 – (A) Sección transversal del meristemo apical de la raíz. Comparar con la organización del meristema apical del tallo. (B) Sección transversal del meristemo apical del tallo. Obsérvense las hojas jóvenes que protegen el meristema y los primordios foliares. Fotos: Power_J (izquierda), Rattiya Thongdumhyu (derecha) / Shutterstock.com

Referencias bibliográficas:

Cuervo, P.; Evert, RF & Eichhorn, SE 2007. Biología vegetal. 7ª ed. Río de Janeiro: Guanabara Koogan, 830 p.

Souza, LA 2009. Morfología y anatomía de plantas: células, tejidos, órganos y plántulas. Ponta Grossa: Ed. UEPG, 259 págs.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

dieciocho − nueve =