Autobiografía

, |Estás en: Home » Biografías » Autobiografía

Ver en PDFimage_printImprimir

Definición: un pacto autobiográfico

El término «autobiografía» apareció por primera vez en Alemania e Inglaterra en 1800, luego se introdujo en Francia alrededor de 1830. Estrictamente hablando, la autobiografía es la historia de un individuo contada por él mismo, sea escritor o no.

LOS autobiografía es un tipo de género literario que constituye una narrativa personal y su rasgo más significativo es la inserción del propio escritor como protagonista. Escribir una autobiografía implica un pacto literario más que histórico o documental, porque a veces la narrativa presenta un rescate memorialístico (basado en la realidad) y otras veces construye la trama con hilos de ficción.

Por tanto, las autobiografías pueden tomar diferentes formatos como diarios, memorias, poemas, canciones, guiones, cartas, entre otros. El carácter biográfico de la obra no ocurre en su formateo, sino en sus elementos lingüísticos. Por lo general, la narración se realiza en primera persona del singular y aborda temas íntimos y personales.

El narrador se sitúa habitualmente en el tiempo presente y, mirando hacia atrás, su pasado no es más que un tejido de reminiscencias que no son completamente capturables, son conmovedoras, es decir, incluso si un escritor quiere captar la realidad tal como era, en la Al momento de escribir esto ya no es posible, después de que todas las experiencias vividas son esquivas. Es en esta grieta de lo inaprensible donde se establece lo ficcional.

Es importante distinguir la autobiografía de bragas y periódico. En contraste con el ego que mira hacia afuera, que es el del memorialista, testigo y juez de una época, el ego del autobiógrafo es introspectivo y el contexto histórico solo se evoca en términos de su posible control sobre el tema.

Si bien el diario pretende hacer un balance de uno mismo, y solo de uno mismo, en el día a día, la autobiografía es retrospectiva y está dirigida a los contemporáneos y a la posteridad. Además, la autobiografía, de la que el autor rechaza explícitamente cualquier fabricación consciente, debe distinguirse de la novela, aunque, como es el caso de Proust, el narrador se presenta a sí mismo como autor y actor al mismo tiempo.

El enfoque necesariamente retrospectivo, la necesaria identidad del autor, el narrador y el personaje, debe preexistir a un “pacto autobiográfico” (como lo define el crítico Philippe Lejeune, que define la naturaleza y el sentido de la compañía); así declara Jean-Jacques Rousseau en su obra autobiográfica confesiones : “Formo una empresa que nunca tuvo ejemplo, y cuya ejecución no tendrá imitador.

Quiero mostrarles a mis semejantes a un hombre en toda la verdad de la naturaleza; y este hombre seré yo ”. Sin embargo, cabe señalar que a veces las autobiografías, en particular las que fueron escritas antes de la aparición de la palabra en francés, se titulan «confesión», «diario», «recuerdos», «recuerdos» o «vida», pero son reconocibles . en que el autor define claramente en él la naturaleza de su empresa literaria.

En sentido amplio, esta palabra engloba hoy cualquier texto en el que el lector asume que el autor está expresando su experiencia, se haya comprometido o no a hacerlo. Este significado corresponde a la creciente personalización de la escritura desde el romanticismo y la creciente curiosidad del público por el ámbito privado.

Una breve historia de la autobiografía

Los inicios del género autobiográfico

Vinculado al cristianismo y al auge del individualismo, este género literario es esencialmente occidental. Se desarrolló a partir del Renacimiento y la producción se hizo significativa a partir de la segunda mitad del xviiimi s. : En América, Bragas por B. Franklin (escrito entre 1771 y 1788); en Italia, el Vida d’Alfieri (1790); en Inglaterra, Bragas por Gibbon (1796).

Sin embargo, la autobiografía tiene sus raíces en géneros más antiguos:

– Los confesiones o autobiografías espirituales, en cuya fuente encontramos las Confesiones (397-401) de San Agustín, o ciertos textos medievales, como elHistoria calamitatum por Abélard (hacia 1129). Se desarrollaron en la Europa del Renacimiento y la Reforma: en España, la Vida de Teresa de Ávila (1561-1565); en Francia, Vidas de Antoinette Bourignon (1683), Marie de l’Incarnation (1677) y Mme Guyon (1720); en Inglaterra, xviimi s., las autobiografías de los puritanos y, en Alemania, las de los pietistas. En las autobiografías religiosas, así como en los relatos modernos de viajes seculares, la práctica de la introspección y la expresión lírica de sentimientos íntimos se combinan con un objetivo moral.

– Los Bragas están primero vinculados a la historiografía oficial (como las crónicas medievales), luego a los reclamos de las grandes familias nobles entregando sus hazañas. Se ensancharon, desde el xviimi s., a una pintura psicológica y social de la Corte. Las Memorias de Saint-Simon (escritas entre 1694 y 1723) y las del Cardenal de Retz (1717) ilustran este tipo. A xixmi s., la multiplicación de testimonios y disculpas por la vida política o militar contribuyó a su desarrollo. Aunque difieren en teoría, las memorias y las autobiografías a menudo se confunden: Chateaubriand (Mémoires d’Outre-Tomb, 1848-1850) y Malraux (Antimemoires, 1966) organizaron su historia en torno a un enfrentamiento entre el Ego y la Historia.

– Los libros de razones, libros de cuentas de las familias burguesas desde la xvimi s., a veces se han convertido en el núcleo deautobiografías familiares manuscritos, transmitiendo a sucesivas generaciones la historia del linaje (el Bragas por Jean Maillefer, comerciante en Reims en xviimi s., publicado en 1890).

– A estas diferentes tradiciones hay que añadir otras más literarias. Por un lado, elAuto retrato (Cardán, Vida, 1575-1576; Montaigne, Essais, 1580-1595): en busca de una identidad problemática, el escritor procede a un inventario mental en el que recoge tanto la imagen de su tiempo como su propia figura. Por otro lado, el novela en primera persona, de la novela picaresca a las memorias del xviiimi s., donde la forma del historia de entrenamiento, Dónde Bildungsroman.

En estos diferentes textos se pueden encontrar elementos autobiográficos; sin embargo, estos elementos, relacionados con el movimiento de un discurso religioso, o bien integrados en el conjunto de una reflexión humanista, no pueden bastar para constituir la autobiografía que exige tener como base única la personalidad del narrador.

los Confesiones o el nacimiento de la autobiografía

Si Rousseau se equivocó al anunciar que no tendría imitadores, es seguro, sin embargo, que la publicación, en 1782, de los primeros seis volúmenes de Confessions marca la fecha efectiva de nacimiento de la autobiografía. El crítico Lejeune precisa que «si Rousseau no inventó el género […] se dio cuenta de casi todos sus potenciales a la vez ”. De hecho, esta autobiografía de Rousseau ha abierto un nuevo espacio al colocar la doble pregunta en el centro de la historia autobiográfica: «¿Quién soy yo?» ¿Y cómo me convertí en yo? En un largo preámbulo escrito en 1764, el autor exploró la problemática del género, anticipándose a la mayoría de las discusiones en obras importantes posteriores (Stendhal, Vida de Henry Brulard, escrito en 1835-1836; Claude Roy, Yo Nosotros y Considerándolo todo, 1969-1975). La autobiografía se basa en la reconstitución de hechos y en un esfuerzo por restaurar la experiencia vivida (Gide, Si el grano no muere, 1926; Sartre, palabras, 1964).

Hoy, el género autobiográfico se expande con la aparición de la autoficción, donde la búsqueda de la verdad y la preocupación por la sinceridad se ven contaminadas por la ficción.

Singularidad y motivaciones del autobiógrafo

También el advenimiento del género supone un conjunto de condiciones históricas donde el individuo, aislado del contexto religioso, científico o político, puede descubrir una realidad autónoma, plantearse como fenómeno único, como caso particular, justiciable de análisis y comentario. Además, su propia singularidad es fuente de interés: «Lo que cada individuo siente o piensa, es el único que lo piensa o vive de esta manera». Tal presuposición, formulada por Johann Goethe, es la base de todas las primeras autobiografías. La autobiografía, ejercicio individualista por excelencia, está íntimamente ligada a la llegada al poder de la burguesía.

Cualquier autobiografía se basa en una serie de motivaciones. El conjunto de motivaciones, al estar formulado y organizado, dibuja el proyecto autobiográfico. O, siguiendo el ejemplo de Rousseau, el autor quiere ser didáctico; Así lo declara Restif de La Bretonne: “Te contaré la vida de un hombre natural, que sólo temerá la mentira. Dejo este modelo para futuras carreras… ”; George Sand añade: «La historia de los sufrimientos y las luchas en la vida de cada hombre es, por tanto, la enseñanza de todos».

O, como Stendhal, los escritores presentan su intento como un juego, la autobiografía como una aventura de su ego. Michel Leiris compara la autobiografía con la tauromaquia, la que se le cuenta al torero que “se expone”. La autobiografía puede entonces cruzarse con el tratamiento psicoanalítico y es un peligroso movimiento de liberación que empuja al sujeto a contarse a sí mismo, a comprenderse a sí mismo: Michel Leiris, Julien Green, Georges Simenon (Recuerdo, 1945). Sin embargo, en la medida en que el proyecto es siempre, ordenando el caos de los recuerdos, identificar una pauta, la “ruta de navegación” y el sentido de una vida, el análisis es sólo el primer elemento de una síntesis. En este sentido, son reveladoras las autobiografías existencialistas de Simone de Beauvoir y sobre todo de Jean-Paul Sartre: decirse es desmitificarse, definirse, objetivarse. Las autobiografías anglosajonas de Cowper Powys, Arthur Miller, así como la autobiografía de Johann Goethe, se caracterizan por la multiplicidad de estas perspectivas, mezclando sueño con análisis, juego con didacticismo, ficción con confesión. Dentro Mi vida, el psicoanalista Carl Jung compara su vida con un mito: “Contar historias. ¿Son verdad? Ese no es el problema. La pregunta es: «¿Es esta mi aventura, es esta mi verdad?» «.

La autenticidad de la autobiografía radica en el uso personal que se hace de la verdad, no en la parte de la verdad que debe contener. Así, Jung responde implícitamente a Paul Valéry quien, poniendo a prueba la autobiografía, escribió: “En la literatura, la verdad no es concebible. «

Escritores fantasma y nuevos soportes en la autobiografía en 2022

Sin embargo, la autobiografía no puede analizarse únicamente desde una perspectiva individual. Es un género que propone la integración colectiva porque, al narrar su historia, el individuo comparte con su comunidad, y con los demás, sus impresiones y su visión del mundo, permitiendo que el lector / público tenga acceso a otras perspectivas.

Un desmembramiento significativo del género autobiográfico es el escritor fantasma, traducido popularmente como escritor fantasma. Este tipo de escritura es en realidad una biografía, ya que es la escritura de la vida de otra persona, pero publicada bajo el título autobiográfico. a través del trabajo escritor fantasma muchos personajes famosos publican su vida sin haber escrito una sola palabra.

Además, los nuevos soportes de comunicación abren las variantes de la autobiografía. Muchos de ellos ya no tienen un libro o un guión de película como producto final, sino publicaciones en blogs, redes sociales y videos en formato de cuentos.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

trece − seis =