Fibra muscular – Biología – InfoEscola

|Estás en: Home » Definición » Fibra muscular – Biología – InfoEscola

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Las células musculares se conocen como fibras musculares o también como miocitos. Son células alargadas y pueden tener uno o más núcleos. Conformarán los tejidos musculares, que pueden ser de tres tipos: músculo estriado cardíaco, músculo estriado esquelético o músculo liso, teniendo cada uno sus propias características funcionales y morfológicas. Sin embargo, este tipo de fibras musculares tienen en común la característica de generar movimiento por contracción. Esto se debe a la presencia de proteínas contráctiles, principalmente actina y miosina. Estas proteínas se organizan de diferentes formas en cada tipo de tejido muscular. El color rojizo de las fibras musculares se debe a la mioglobina, una proteína similar a la hemoglobina presente en los glóbulos rojos, que cumple la función de conservar el Odos de la circulación al metabolismo.

El tejido muscular estriado cardíaco y esquelético presenta proteínas organizadas en estrías, también conocidas como bandas transversales. El tejido muscular liso, en cambio, no presenta este tipo de organización con estrías, siendo esencialmente liso.

Características de la fibra:

  • Fibras musculares estriadas esqueléticas: sus células tienen forma de largos cilindros, con longitud variable según el músculo al que pertenecen. Tienen más de un núcleo y se ubican cerca de la membrana celular. Tienen bandas o estrías transversales;
  • Fibras musculares estriadas cardiacas: Las células tienen forma de cilindros cortos, con uno o dos núcleos en el centro de la célula. Al igual que las fibras musculares esqueléticas, las fibras musculares cardíacas también tienen estrías. Debido a su corta longitud, las fibras se adhieren entre sí en sus extremos, a través de comunicaciones denominadas uniones intercelulares;
  • Fibras musculares lisas: las células tienen forma fusiforme, lo que significa que son alargadas y con los extremos más estrechos que el centro. A diferencia de las fibras estriadas, las fibras lisas no tienen estrías.

Las células musculares estriadas tienen haces muy finos de fibras contráctiles en su citoplasma, conocidas como miofibrillas. El conjunto de las dos proteínas principales, miosina (grosor grueso) y actina (grosor delgado), corresponde a la miofibrilla. Las estrías transversales se originan a partir de las dos proteínas principales. Las estrías de las fibras solo se pueden observar en las células con cortes longitudinales, sin embargo, los núcleos se pueden observar mejor en los cortes transversales.

Los filamentos de miosina formarán las bandas oscuras (banda A), mientras que los filamentos de actina formarán las bandas claras (banda I). La banda A tiene una banda más clara, conocida como banda H, que se puede ver más fácilmente cuando los músculos están relajados y se notará cada vez menos a medida que el músculo se contrae. En la banda l, se ve una línea más oscura, conocida como línea Z, y cada unidad repetitiva de esta línea se denomina sarcómero (o miómero), que es la unidad contráctil de la célula muscular. Cuando los sarcómeros se acortan, cada célula muscular se contrae.

Se debe prestar especial atención para que no se confunda el término fibras musculares -que son células- con fibras de tejido conjuntivo, que son acelulares, formadas por la asociación de varias macromoléculas y que se denominan fibras porque también son alargadas.

Referencia bibliográfica:

http://www.icb.usp.br/mol/8-2-musc2.html

http://www.ufrgs.br/livrodehisto/pdfs/5Muscular.pdf

Ferreira, Alice Texeira. Fisiología de la contracción muscular. Neurosciences Journal V13 N3 (versión electrónica adicional) – julio/septiembre de 2005

Dvir Z. Isocinética: evaluaciones musculares, interpretaciones y aplicaciones clínicas. 1ra ed. Barueri: Manolé; 2002

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

dos × dos =