Plaga de Cipriano – Historia

|Estás en: Home » Definición » Plaga de Cipriano – Historia

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

En el contexto de la crisis que sacudió al Imperio Romano en el siglo III, fueron varios los males que afectaron a la población. Uno de los más conocidos fue el Plaga de Cipriano, una enfermedad que se propagó fácilmente por el mundo antiguo y puede interpretarse como una pandemia. Informes de la época indican que la peste se propagó desde Egipto, una región importante para la antigüedad, y se conectó con varios otros lugares, por donde transitaban hombres y mujeres, pero también promovió numerosos intercambios comerciales y culturales. Llegó a Grecia e Italia y devastó el Imperio Romano. La pandemia toma su nombre porque fue San Cipriano, obispo cartaginés, quien se encargó de dejar constancia escrita de esta enfermedad, caracterizándola. Algunos de sus síntomas eran debilidad, calor, vómitos constantes e incluso gangrena. El relato de Cipriano cuenta que algunos enfermos afectados por la peste incluso perdieron el oído o la vista y que el número de muertos a consecuencia de esta peste fue bastante elevado. En ciudades densamente pobladas expuestas a la peste, las cifras eran alarmantes. Cyprian informa que en Roma la peste mató aproximadamente a cinco mil personas por día. Hoy en día se cree que la peste de Cipriano pudo haber sido expresión de enfermedades aún muy conocidas, a través de campañas de sensibilización para la vacunación, como la viruela (erradicada mundialmente en 1977) o el sarampión.

La peste no solo afectó a los campesinos y esclavos, a la población pobre. Llegó a todos los niveles y estratos de la población, siendo el responsable de la muerte de Claudio II, emperador romano entre los años 268 y 270. Como la peste mató a mucha gente y generó muchas muertes, y como el Imperio Romano ya estaba en una profunda crisis. , puede verse como un factor más del contexto por el que pasaba Roma. Se perdió mucha mano de obra y las muertes fueron muy constantes y voluminosas. Actualmente, los historiadores plantean la posibilidad de que este haya sido o no un factor importante en el desarrollo de una nueva religión, como es el cristianismo, que difundió la idea de la venida de un mesías a la Tierra, que habría sido Jesucristo, y las ideas de salvación a la vida eterna. Se entiende, por tanto, que la peste pudo haber sido uno de los elementos que llevó a los romanos a convertirse al cristianismo.

En esta época, el escenario de crisis lo componían los altos mandos para mantener un Imperio territorialmente vasto y también la existencia de una peste que mataba diariamente a un elevado número de romanos y esclavos.

Con el alto número de muertes incluso la recaudación de impuestos disminuyó, ya que la muerte era común y constante. Incluso el ejército no pudo permanecer inmune y muchos de los soldados fueron masacrados por esta plaga.

Referencias:

GIBBON, Eduardo. Decadencia y Caída del Imperio Romano. São Paulo: Companhia das Letras, 2005.

REZENDE, JM. A la sombra del plátano: crónicas de la historia de la medicina [online]. São Paulo: Editora Unifesp, 2009. Las grandes epidemias de la historia. páginas. 73-82. ISBN 978-85-61673-63-5. Disponible en Libros SciELO.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

2 × cuatro =