Primeros Pueblos de Asia – Historia

|Estás en: Home » Historia » Primeros Pueblos de Asia – Historia

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

La formación de las primeras sociedades orientales y los primeros centros urbanos tuvo lugar en la región conocida como el Creciente Fértil, inicialmente en Mesopotamia, luego en Egipto. Entre los factores que posibilitaron la organización de estas ciudades podemos mencionar la expansión de la agricultura y la sedentarización de los seres humanos que allí habitaban. Además, el desarrollo técnico y comercial y la centralización política brindaron la protección necesaria, frente a la reunión de diferentes tribus, para que las ciudades no colapsaran.

Mesopotamia (término griego que significa “tierra entre ríos”), una región de llanuras formada por los ríos Tigris y Éufrates, fue el hogar de sociedades con organizaciones más complejas. Desde el Paleolítico, esta región, donde hoy se ubica parte del territorio de Irak, estuvo habitada por diferentes pueblos: sumerios, acadios, amorreos, asirios y caldeos. Al tratarse de una zona de tránsito tanto para el continente europeo como para el norte de África, hubo un intenso flujo de inmigrantes en ese territorio.

La agricultura era la principal actividad económica de Mesopotamia y requería suministro de agua para el cultivo. En este sentido, el control de las crecidas de los ríos Tigris y Éufrates fue fundamental para el mantenimiento y desarrollo local. El trabajo lo realizaban personas esclavizadas y libres sin posesiones; éstos, junto con los comerciantes y terratenientes, ocupaban los estratos inferiores de una sociedad cuya cúspide pertenecía a los jefes religiosos y sacerdotes. Como región muy fértil, Mesopotamia atrajo constantemente a invasores nómadas; por tanto, la existencia de un líder era fundamental en el manejo de los conflictos.

El liderazgo político de la sociedad mesopotámica lo ejercía un jefe religioso, responsable del templo. Los aspectos religiosos jugaron un papel importante en la cohesión social, y así lo ilustra el hecho de que gran parte de los centros urbanos surgieron alrededor de templos religiosos. Como era considerado un representante de los dioses, el líder reunió a su alrededor a un grupo de sacerdotes y juntos administraron la ciudad.

En otra región, ubicada en la llanura entre los ríos Indo y Amarillo, se desarrollaron sociedades de organizaciones complejas. Con bases fuertemente jerarquizadas, en la región China se destacaron políticamente las ciudades y en la región India se produjo la formación de importantes centros urbanos. La agricultura y la domesticación de animales fueron actividades habituales en estas regiones desde el año 3000 aC; a partir de entonces se produjo el surgimiento de los pueblos, y la solidificación de las características rurales de estos pueblos.

En la región del Golfo Pérsico, donde actualmente se encuentra Irán, se formó el Imperio Persa. Al estar conformado por diferentes pueblos, el escenario cultural de este Imperio propició la mezcla entre diferentes pueblos. En este sentido, los persas fueron influenciados por la cultura egipcia, mesopotámica y griega, y también influyeron en las culturas de estos otros pueblos.

Cerca del mar Mediterráneo se desarrollaron las sociedades hebrea y fenicia, manteniendo complejas relaciones culturales entre sí. Debido a la menor densidad de población y la posición geográfica desfavorable, estos pueblos practicaban la pequeña agricultura, el pastoreo y el pequeño comercio para sobrevivir.

Los fenicios no se desarrollaron hasta el punto de organizar un estado centralizado. La principal actividad de este pueblo fue el comercio que se realizaba en los puertos, y esto determinó el auge y hegemonía política de las ciudades. De estas actividades comerciales, hubo la mejora de las habilidades de medición, conteo y pesaje y el desarrollo del alfabeto.

La organización política hebrea se basaba en tribus dirigidas por jueces o patriarcas; además, entre los hebreos prevalecía la autonomía de las ciudades, que tenía poca fuerza política y muchos conflictos. A pesar de la baja fuerza económica y política de los hebreos, los aspectos religiosos de estas sociedades influyeron fuertemente en la cultura occidental.

Lea también:

Referencias:

FERNÁNDEZ-ARMESTO, F. ¿Así que crees que eres humano?: Una breve historia de la humanidad. São Paulo: Companhia das Letras, 2007.

GANERI, Anita. Explorando la India. San Pablo. Ática, 1997.

MORAES, José Geraldo Vinci de. Historia General y Brasil: bachillerato: volumen único. 3.ed. Actual. São Paulo, 2009.

TAO, Wang. Explorando China. Sao Paulo: Ática, 1997.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

8 + 16 =