Guidolino Di Pietro en religión Fra Giovanni da Fiesole aka Fra Angelico o Guidolino Di Pietro en religión Fra Giovanni da Fiesole aka Beato Angelico

|Estás en: Blog Biografías Guidolino Di Pietro en religión Fra Giovanni da Fiesole aka Fra Angelico o Guidolino Di Pietro en religión Fra Giovanni da Fiesole aka Beato Angelico

Ver en PDFimage_printImprimir
Fra Angelico, el milagro del libro
Fra Angelico, el milagro del libro

Pintor italiano (en Mugello hacia 1400-Roma 1455), beatificado en 1982.

Una primera obra todavía orientada hacia el estilo gótico internacional

Artista del primer Renacimiento, contemporáneo de Donatello, Fra Angelico da sus primeras obras conocidas en el momento de la muerte de Masaccio. En este momento, la pintura está en desorden en Florencia, ningún estilo está realmente definido. En 1436 apareció el tratado de LB Alberti, Della pittura, elogio de la inspiración pintoresca, fértil en el detalle, frente al arte monumental de Masaccio. El gran representante de esta nueva concepción es Fra Angelico; su formación como miniaturista lo encamina directamente hacia el estilo tierno y cortés del gótico internacional. Sus inicios son oscuros -comienza a pintar tarde- y, además, nos llega rodeado de una leyenda mística que Vasari se ha esforzado por fortalecer. Dominico en el convento de Fiesole, del que fue prior en 1449-1452, el Papa Nicolás V se le acercó para una cita para el arzobispado de Florencia. Debe situarse en el ambiente intelectual que nutre los distintos centros de investigación de Florencia, en medio del quattrocento.

Monje dominicano, tomista, su programa pictórico es propaganda: aglutinando el humanismo y la religión, que los ataques de los observadores, al inicio de la xvmi s., se había separado, para beneficiarse del arte antiguo, de nuevas investigaciones, con el fin de desarrollar un humanismo cristiano, donde el realismo adquirirá una dimensión poética. El fracaso de los representantes del gran linaje innovador, Donatello y Masaccio, con los florentinos, permite que triunfe el “elegante clasicismo medieval”, con personalidades como la suya o la de Ghiberti. Tienen en común este mismo amor por las relaciones armoniosas que se establecen entre los seres y el espacio, entre formas envolventes y formas envolventes. Para ellos, la perspectiva se descubre empíricamente, no es un a priori de construcción, un “vértigo”. Dentro la coronación de la virgen (c. 1434-1435, Louvre), la composición se realiza en un plano vertical y conserva el espíritu gótico de sus detalles pintorescos y el resplandor de los colores; del arte de los iluminadores surge la representación de paisajes paradisíacos en la predela. Esta tradición pictórica, que va desde Simone Martini a Fra Angelico pasando por Gentile da Fabriano (hacia 1370-1427) y Lorenzo Monaco (hacia 1370-después de 1422), busca en la creación de un universo legendario un medio onírico para evitar las grandes cuestiones teológicas. que sacudió la Edad Media.

La transición al espíritu humanista

El gran mérito de Fra Angelico es no haberse limitado a este callejón sin salida, y haber sabido adaptar su arte a nuevos descubrimientos; merece tanto más cuanto que no se trata de una simple evolución, sino de un cambio radical que cuestiona no sólo la producción artística de una época, sino también los fundamentos de la nueva mentalidad que surge en los albores de la modernidad. El cambio al espíritu humanista implica que la verdad, que hasta ahora fue dada, ahora la construye el hombre solo. El debate se ilustra en la Crucifixión del Convento de San Marco (1440); Cristo está rodeado de dos grupos, las santas mujeres y los médicos: se puede llegar a Dios por dos caminos, el corazón y el conocimiento. El origen directo de esta nueva orientación se encuentra en los frescos de Masaccio, en San Maria del Carmine en Florencia (1425). En el convento de San Marco, reconstruido entre 1436 y 1452 por Michelozzo, la serie de frescos (hacia 1437-1445) relata, de celda en celda, la vida de Cristo; la austeridad y la austeridad vienen directamente de Giotto; Ahora se requieren los cuerpos, con un modelo escultórico que recuerda el aspecto monumental de la escultura francesa de la xiiimi s.

Las últimas obras producidas en San Marco aclaran el nuevo significado que ahora da Fra Angelico a su arte; en una figura como la de Cristo a los insultos, la minuciosidad algo escasa de los pequeños y apretados pliegues ha dado paso a un estilo más pleno: los grandes pliegues del manto de Cristo se extienden generosamente por el suelo. Cuando en 1447 fue llamado a Orvieto para realizar una escena del Juicio Final en las bóvedas de la catedral, estaba en pleno dominio de sus medios; la figura de Cristo es característica de la última etapa de su carrera, marcada por dos estancias en Roma. Interrumpido por la muerte, el segundo fue breve. Sin duda, fue durante el primero, alrededor de 1447-1449, cuando compuso dos conjuntos de frescos en el Vaticano, de los cuales solo queda uno, el del oratorio de Nicolás V: en las paredes están representadas escenas de la vida de San Esteban y Saint Laurent, la bóveda reservada para los evangelistas y las pilastras de las esquinas para los doctores de la Iglesia. La vida de los santos se desarrolla en un marco de arquitectura antigua, las perspectivas se abren a paisajes fielmente descritos, la sombra proyectada por las figuras las integra definitivamente en el espacio. La inspiración ya no es Giotto, sino su gran contemporáneo en Roma, Pietro Cavallini (c. 1250-c. 1340).

Toda esta investigación del pintor, su natural curiosidad por los logros más recientes en el campo del arte, el fundamento doctrinal que aporta a su obra lo sitúan bien en el ambiente intelectual florentino del quattrocento, donde redescubrimos a Platón y los filósofos de la Antigüedad, donde la perspectiva da lugar a construcciones de la mente que, en nombre de la realidad matemática, podrían perder de vista un sentido más simple y directo del ser humano. Aquí Fra Angelico se aparta de sus contemporáneos, compone con dos épocas, entre la adquisición gótica y las nuevas aportaciones, entre la poesía y el realismo, para desarrollar una suma a partir de la cual será posible la edad de oro del segundo Renacimiento.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario