suicidio o autólisis

, |Estás en: Home » Medicina » suicidio o autólisis

Ver en PDFimage_printImprimir

El suicidio es el acto de quitarse la vida voluntariamente. La palabra suicidio fue creada en 1737 por Desfontaines. Originario del latín – sui (él mismo) y caederes (matar) -, apunta a la necesidad de buscar la muerte como refugio del sufrimiento que se vuelve insoportable. Esta acción voluntaria e intencional parte del punto de vista de que la muerte significa el fin de todo, una zambullida en la nada, mirada que se acentúa por el sesgo materialista que envuelve a nuestra civilización.

El suicidio se puede lograr mediante actos más agresivos, generalmente una elección masculina, como disparar y ahorcar, que casi siempre conducen a la muerte; o para acciones más leves, generalmente una opción femenina, como el uso de medicamentos o venenos, que no siempre conducen a un desenlace fatal. También puede haber casos de práctica suicida cuando el sujeto no logra satisfacer ciertas necesidades fisiológicas, un acto gradual, como negarse a comer.

El suicidio es un fenómeno complejo, que va más allá del marco psiquiátrico al que frecuentemente se reduce, en la medida en que plantea la cuestión de la libertad humana y sus opciones (incluida la de morir). El suicidio, la cuarta causa principal de mortalidad general, la segunda causa principal de muerte en adolescentes (después de los accidentes de tráfico), sigue siendo un problema social grave, cuyos mecanismos y límites a menudo son difíciles de precisar.

En los adolescentes, el suicidio suele ir precedido de una larga preparación silenciosa, pero el acto en sí es impulsivo y, por tanto, existe el riesgo de un fracaso más o menos consciente.

Psicología

En psicopatología, se establece una graduación entre la idea de muerte (imprecisa y breve, propia de las crisis de «cucaracha»), la idea de suicidio (con una representación concreta del acto) y el intento de suicidio, correspondiente a una forma extrema de volverse agresivo contra uno mismo. El suicidio es la mayor complicación de la psicosis, la depresión, la esquizofrenia, los sofocos delirantes, los delirios crónicos y, sobre todo, la melancolía. También puede intervenir en la epilepsia, el alcoholismo y cierto rapto (ataque violento de ansiedad, acompañado de pérdida del autocontrol).

La evocación de ideas suicidas, generalmente sin continuación, puntúa con frecuencia las denominadas depresiones menores (neuróticas o reaccionales). Sin embargo, incluso cuando estos pensamientos suicidas adoptan la forma de chantaje emocional (en los histéricos en particular), nunca deben subestimarse. Además, una tendencia destructiva latente puede resultar en conductas que pongan en peligro la vida del sujeto: búsqueda inconsciente de riesgos (deporte, conducción), alcoholismo, drogadicción, que son todos “coqueteos con la muerte”. Pero también son muchos los casos de suicidio sin origen psicopatológico aparente, por ejemplo durante una catástrofe colectiva (invasión, guerra, desastre natural), la quiebra de un ideal, una amenaza de deshonra, la muerte, una enfermedad incurable, etc.

Suiciodio y sociedad

Por lo general, la sociedad responde a estas actitudes con el velo del silencio, como si se tratara de un tabú, es decir, un tema que debe rondar, con la implícita complicidad de todos, un voto de no discusión, de negación del debate y de inmersión más profunda en sus complejidades. Pero en algunos lugares, como, por ejemplo, en los Estados Unidos, se considera un problema social y, a menudo, también un problema de salud pública, ya que sus estadísticas indican altas tasas de ocurrencia. Anualmente se producen unas treinta mil muertes por suicidio, mientras que los intentos, que no siempre apuntan a la muerte, revelan un grado de ocurrencia de 8 a 10 veces mayor. El suicidio es simplemente la octava causa de muerte en este país.

Causas

Algunas causas de suicidio están vinculadas al género sexual: las mujeres suelen intentar suicidarse más que los hombres, aunque los hombres mueren más por esta acción, precisamente porque recurren a actos más agresivos. La mayoría de los suicidios se encuentran en el grupo de edad de 15 a 44 años, y enfermedades como el cáncer, la epilepsia, el SIDA o los trastornos mentales son los mayores factores de riesgo de estas actitudes suicidas. Sin decir que estas acciones suelen repetirse, es decir, el terrorista suicida vuelve a intentarlo cuando su primer intento resulta frustrado. En ocasiones, el atacante suicida culpa a las personas que lo rodean por su decisión, por lo que su muerte es un castigo para quienes lo rodean, como si se estuviera vengando de las agresiones recibidas de su entorno.

La forma en que la sociedad reacciona ante el suicidio varía según la cultura actual y también con respecto al período histórico en cuestión. En la antigua Roma, la muerte no significaba mucho, los medios de morir eran más importantes, como un acto digno y realizado en el momento adecuado. Entre los primeros cristianos, morir significaba deshacerse de este mundo de dolor y sufrimiento, de pecados. Por tanto, la muerte era como tomar un camino corto que conducía al Paraíso. La historia cambió en los siglos V y VI, en los Concilios de Orleans, Braga y Toledo.

Estas reuniones deliberaron un cambio de rumbo, prohibiendo cualquier homenaje a los terroristas suicidas, e incluso aquellos que solo lo intentaron y no tuvieron éxito fueron excomulgados. Por lo tanto, el suicidio se convirtió en un crimen y un pecado atroz, y sus consecuencias ahora podrían extenderse incluso a los miembros de la familia, quienes enfrentaron prejuicios y persecuciones. Sólo en el Renacimiento, una época más romántica, se rescató el suicidio y se instauró un aura de respeto y cierta fascinación a su alrededor.

Suicidio religión y cultura

Por tanto, el acto suicida se considera un pecado en algunas religiones y un delito en determinadas leyes. Pero en algunas culturas, como la japonesa, esta actitud puede considerarse una forma digna de escapar de contextos que implican vergüenza y culpa, como el harakiri, practicado en la antigüedad entre los guerreros samuráis. Pero la alta tasa de suicidios entre los jóvenes es lo que más preocupa a nuestra sociedad actual. Entre los 15 y los 24 años ya ocupa el tercer lugar en las causas de muerte, justo después de accidentes y homicidios.

Sus conflictos internos suelen desencadenarse por la forma en que son educados, por el entorno familiar. En este entorno, los jóvenes pueden enfrentar la imposición de sentimientos de culpa, a través de un terrible chantaje emocional, con violencia intrafamiliar, ausencia familiar, abandono, carencia, sobreprotección, baja autoestima, entre otros factores. Desafortunadamente, estos sucesos son muy comunes y generalmente divorcian a estos seres de sus propias almas, se convierten en criaturas escindidas y despersonalizadas y, a menudo, no pueden hacer frente a la angustia y el dolor que afectan a su ánima. Desmotivados y en profundo desequilibrio, buscan refugio en la muerte.

Diagnóstico y prevención

Ante una eventualidad suicida, el médico debe precisar el diagnóstico y valorar los signos de alarma que requieren hospitalización: insomnio rebelde, autoacusación, falta de esperanza de cura, ansiedad severa con retraimiento o impulsividad excesiva.

En la mayoría de los casos, el intento de suicidio representa un mensaje para quienes los rodean, un último intento de autoafirmación y acción sobre el mundo, cuando todas las posibilidades de adaptación parecen agotadas. Paradójicamente, la voluntad de morir alberga entonces un deseo de vivir, que debe entenderse y consolidarse sin moralismo ni psiquiatrización abusiva.

Cualquier intento de suicidio es grave y debe requerir una reflexión social y psiquiátrica, destinada a evaluar las posibilidades de prevención, el apoyo terapéutico del sujeto y su entorno. De hecho, el número de suicidios exitosos después de uno o dos intentos fallidos es significativo. Sin exagerar la vigilancia de estos sujetos, es necesario saber anticipar los motivos o las circunstancias favorables, ya sean de carácter social, terapéutico o familiar. La evaluación regular de la calidad de la relación, los cambios mínimos en el comportamiento o las amistades siguen siendo la prevención más eficaz.

NÚMERO DE SUICIDIOS POR PAÍS *

H

F

Lituania (2002) 44,7 80,7 13,1
Federación de Rusia (2002) 38,7 69,3 11,9
Letonia (2002) 28,6 48,4 11,8
Hungría (2002) 28,0 45,5 2.8
Japón (2002) 23,8 35,2 12,8
Bélgica (1997) 21,1 31,2 11,4
Finlandia (2002) 21,0 32,3 10,2
Austria (2002) 19,3 30,5 8.7
Suiza (2000) 19,1 27,8 10,8
Francia (2000) 18,4 27,9 9.5
Polonia (2002) 15,5 26,6 5.2
República Checa (2002) 15.0 24,5 6.1
Rumania (2002) 14,1 23,9 4,7
Eslovaquia (2000) 13,5 22,6 4.9
Suecia (2001) 13,4 18,9 8.1
Alemania (2001) 13,2 20,4 7
Irlanda (2001) 12,7 21,4 4.1
Australia (2001) 12,7 20,1 5.3
Noruega (2001) 12,1 18,4 6
Canadá (2000) 11,7 18,4 5.2
Portugal (2002) 11,7 18,9 4.9
Estados Unidos (2000) 10,4 17.1 4.1
Holanda (2003) 9.2 12,7 5.9
España (2001) 7,9 12,2 3,7
Italia (2001) 7.1 11,1 3.3
Reino Unido (2002) 6.2 9,8 2.8
Grecia (2001) 3.1 5.3 0,9

* Por 100.000 habitantes
Fuente: OMS, enero de 2005.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

1 × 4 =